En kioscos: Mayo 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Croacia dice adiós a sus barcos »
Siguiente artículo: « El ejército, las urnas, la calle »
>

El proyecto constitucional del Gobierno de Allende

En 1993, veinte años después del golpe, fue difundido un folleto que daba a conocer, por primera vez, el proyecto “carta magna” del gobierno de la Unidad Popular (1). El prólogo de Joan Garcés relata cómo Eduardo Novoa halló la penúltima versión después de una acuciosa búsqueda; la definitiva, –hasta hoy desconocida– era más pulida, pero “sin que cambiara nada substancial”.

Para Garcés, el texto recuperado revela mejor que cualquier otro la visión que tenía Allende de la organización del Estado y de la sociedad, incluyendo políticas económicas y culturales. Concluye afirmando: “no conozco otra propuesta gestada por los protagonistas de un proceso colectivo nacional, que engarce hasta tal nivel valores de democracia participativa y representativa, política y económica.”

Pese a la importancia de este proyecto que los chilenos no pudieron conocer ni debatir, –es el primer intento gubernamental de dotar al país de una Constitución generada democráticamente–, es poco tratado por la historiografía.

En agosto de 1972, en el edificio Gabriela Mistral, el equipo de especialistas de la UP encargado de redactar el proyecto de nueva constitución trabaja intensamente; una comisión central coordina el trabajo de diez subcomisiones temáticas.

La componen Jorge Tapia (PR), ministro de Justicia y encargado de las ponencias Estado gobierno y soberanía, Nacionalidad y ciudadanía y Administración de la justicia; Sergio Insunza (PC), secretario general de gobierno, a cargo de Partidos políticos y pluralismo; Luis Maira (IC), diputado, redacta Delimitación de las áreas económicas y Sistema tributario y financiero; Waldo Fortín (PS), Garantías políticas e individuales y Fuerzas armadas; Eduardo Novoa, consejero jurídico del Presidente, presenta Derechos y deberes de los ciudadanos, Constitución y legalidad y Garantías sociales y económicas; e Iván Auger se encarga de Administración territorial y Sistema de planificación. Está también Gonzalo Martner García (ODEPLAN), y Joan Garcés, representante del Presidente. El proyecto es comunicado a la CUT, presidida por Luis Figueroa (PC) (2).

El Presidente recibe las versiones sucesivas para dirimir entre diferentes alternativas. El 4 de septiembre de 1972 entrega copia del proyecto a cada partido de la UP. Seguirían tres etapas: someter el proyecto a un amplio debate nacional para recoger comentarios e introducir eventuales modificaciones; enviarlo al Congreso, donde el Gobierno es minoritario; y convocar un probable referéndum antes del fin de mandato en 1976.

Pero la virulencia de las insurrecciones de derecha no deja un momento propicio. En julio/agosto 1973 Allende propone, de nuevo, negociaciones con la DC para salvar el régimen democrático; ofrece concesiones mayores e intenta conversar del proyecto. Pero el presidente del PDC, Patricio Aylwin, apoyado por Eduardo Frei Montalva, declara que el único acuerdo posible es la renuncia completa del Gobierno, es decir de la totalidad de los ministros, subsecretarios, intendentes y otros puestos claves, y su remplazo por militares (3). Incluso cuando los primeros días de septiembre el ministro del Interior Carlos Briones intenta relanzar negociaciones con la DC, Allende le pide que tenga presente el proyecto. Pero resulta evidente que Frei y Aylwin han optado por el golpe. Acarician tal vez el sueño que los militares gobernarán por poco tiempo y, después de reprimir a la izquierda, les entregarán el poder. Pero esa es otra historia.

Ante la ausencia de acuerdo, el Presidente resuelve consultar a la ciudadanía. Al mediodía del domingo 9 anuncia su decisión de convocar a un plebiscito al comandante en Jefe del Ejército, Augusto Pinochet, y al general Orlando Urbina. Horas más tarde, el primero resuelve impedirlo firmando en su casa un documento que lo coloca a la cabeza del alzamiento, perpetrando así delito de alta traición. El lunes 10, La Moneda instruye a radioemisoras y canales de televisivos para que preparen la cadena nacional el martes 11…

Sólo dos décadas más tarde el texto saldrá a la luz. Resume brillantemente los proyectos del Gobierno de Allende.

Principios, deberes y derechos
Chile es definido como “un Estado unitario, de Gobierno democrático y popular, (...)

Artículo completo: 2 066 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de agosto 2013
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Jorge Magasich

Historiador.

Compartir este artículo