En kioscos: Marzo 2023
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Irán, el deshielo

¿Puede ser malo un acuerdo que moviliza en su contra a Benjamin Netanyahu, a los ultraconservadores iraníes, al lobby proisraelí que dicta su ley en el Congreso estadounidense y a Arabia Saudita? ¿Israel –un Estado que no firmó el Tratado de No Proliferación (TNP), que posee la bomba y que violó tantas resoluciones de las Naciones Unidas como ningún otro país en el mundo lo hizo – es acaso el mejor posicionado para dar lecciones al régimen iraní sobre todos estos puntos?

Según los términos del acuerdo interino de seis meses alcanzado el 24 de noviembre, Irán va a interrumpir su programa de enriquecimiento de uranio más allá del 5% a cambio de una suspensión parcial de las sanciones en su contra. En la región, es la mejor noticia desde el principio de las revueltas árabes.

El poderío de la coalición hostil a esta nueva situación sugiere, sin embargo, que este deshielo sigue siendo frágil. Los dos principales protagonistas presentan simultáneamente el compromiso que concluyeron como una concesión mayor de la parte adversa: Irán, dice Barack Obama, se doblegó al interrumpir su programa nuclear de propósitos militares; Estados Unidos, responde Teherán, admitió el derecho de los iraníes al enriquecimiento nuclear. Aunque menos sangrienta que la otra, esta guerra de comunicados satisface a los halcones de cada campo: a los partes de victoria estadounidenses, inmediatamente difundidos en Irán, responden otros tantos comentarios marciales, enseguida interpretados en Washington.

Pero lo esencial es que después de treinta años de enfrentamientos –directos o por interpósito de algunos países–, Irán y Estados Unidos se aprestan a normalizar sus relaciones. El acontecimiento recuerda el encuentro de febrero de 1972, en plena Guerra de Vietnam, entre el presidente estadounidense Richard Nixon y Mao Zedong. Entonces, la geopolítica mundial se transformó. Y las relaciones económicas siguieron, al punto que Pekín financia ahora la deuda estadounidense y Shenzhen fabrica los iPhone de Apple.

La distensión entre Irán y el ex “Gran Satán” podría contribuir a solucionar los conflictos en Siria y en Afganistán. Once años después del (...)

Artículo completo: 1 104 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de diciembre 2013
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Compartir este artículo