En kioscos: Mayo 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Crowdfunding, la cadena de la amistad »
Siguiente artículo: « Marruecos despoja al pueblo saharaui »
>

Qué queda hoy de la “primavera árabe”

La revolución es un sueño eterno

A tres años de su estallido, las protestas en el mundo árabe, amenazadas hoy por injerencias extranjeras y divisiones confesionales, buscan una nueva bocanada de aire. Mientras Siria padece una cruenta guerra civil, Túnez confirma que las aspiraciones a la ciudadanía y la búsqueda de compromiso pueden convertirse en una realidad.

En sus inicios, la “primavera árabe” hizo volar en pedazos los prejuicios occidentales. Desacreditó los clichés orientalistas acerca de la incapacidad congénita de los árabes para concebir un sistema democrático y puso en duda la creencia según la cual no se merecían nada mejor que ser gobernados por déspotas. Tres años más tarde, siguen intactas las incertidumbres en lo que respecta a la evolución de ese proceso, que entra en su cuarta fase. La primera etapa, concluida en 2011, vio estallar una ola gigantesca de reivindicaciones concernientes a la dignidad y a la ciudadanía, alimentada por protestas masivas y espontáneas. La etapa siguiente, en 2012, fue la del repliegue de las luchas sobre su contexto local y su ajuste a la herencia histórica de cada país. Simultáneamente, fuerzas externas empezaron a reorientar estos conflictos en direcciones más peligrosas, llevando a los pueblos a la situación en la que se encuentran hoy en día…

Artículo completo: 223 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de marzo 2014
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Hicham Ben Abdallah El-Alaoui

Miembro del Freeman Spogli Institute for International Studies de la Universidad Stanford, California. Fundador del Instituto de Estudios Contemporáneos de África del Norte, Medio Oriente y Asia Central en la Universidad de Princeton.

Compartir este artículo