En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Elecciones decisivas en la India »
Siguiente artículo: « Retrato de Modi »
>

Corrupción y racismo en el país de Gandhi

Mansingh Popatbhai Riniya entorna los ojos. Un mar blanco se extiende ante él, casi hasta donde se pierde la vista. Sólo un ribete azul emerge a lo lejos, centelleante. Riniya está conversador esta mañana, contento de tener algo de compañía. Después de alrededor de treinta años, recorre las salinas del Pequeño Rann de Kutch. Cava por tramos las entradas de agua del mar, separa los cristales de sal, saca agua, junta miles de toneladas de polvo blanco bajo un sol agobiante. Con su cara arrugada, a los cuarenta y siete años parece de sesenta. Su cuñado, Kalubhai, un taciturno, hoy lo ayuda con el tractor. Se acomoda el turbante, tira su beedie (cigarrillo cónico indio) e inmediatamente enciende otro. Su barba negra enmarañada, el trazo negro de khôl en sus ojos, el breve intercambio en dialecto que recuerda que estos dos hombres son miyana, nómadas que practican una religión sincrética entre el islam y el hinduismo. Pertenecen a una de las minorías más pobres de Guyarat, los agariyas –nombre que se les da a los trabajadores de las salinas, unos sesenta mil en el Pequeño Rann de Kutch–.

Hombres, mujeres y a veces niños contribuyen a la producción del 78% de la sal india, tanto industrial como alimentaria. “El sistema sigue siendo feudal: la mayoría de los agariyas sufren una forma tácita de servidumbre. Al ignorar sus derechos y las leyes del mercado, se endeudan con productores y agentes intermediarios, que fijan el precio de la sal. A pesar de las repetidas promesas del gobierno de intervenir a favor de sus condiciones de trabajo, en temporada viven en las salinas con sus familias, en la más completa indigencia”, cuenta Jhanvi Andharia, cofundadora de la organización no gubernamental Area Networking and Development Initiatives (Anandi), que apoya y forma a los (...)

Artículo completo: 322 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de mayo 2014
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Clea Chakraverty

Periodista.

Compartir este artículo