En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Represión del poder, división de los sindicatos

La difícil lucha de los obreros egipcios

El nuevo auge que experimentaron las huelgas en Egipto no significa que la fortaleza de las organizaciones sindicales se traduzca en conquistas para los trabajadores. Más que representarlos, sus dirigentes tratan de frenarlos y, presionados por el gobierno, se han volcado en el apoyo a éste.

La ola de huelgas de febrero de 2014, que forzó la renuncia del gobierno de Hazem el Beblawi, debería haber representado un importante avance para el movimiento obrero egipcio. Por primera vez desde el 3 de julio de 2013, día de la expulsión del presidente Mohamed Morsi (Hermanos Musulmanes), se produjeron huelgas de gran magnitud en los servicios públicos y en el sector industrial del Estado: los empleados textiles, del transporte y el servicio de limpieza se unieron a los del correo, el sector de la salud y la justicia. A lo que se sumaron decenas de huelgas y otras iniciativas en el sector privado. Sólo en el mes de febrero de 2014, se registraron más de mil huelgas o manifestaciones, con más de doscientos cincuenta mil participantes.

A lo largo de los primeros cinco meses de 2013, el movimiento obrero, particularmente activo, supo movilizar a cientos de miles de personas, antes de debilitarse tras la caída del presidente Morsi. Por entonces, sólo se observaban algunos disturbios esporádicos, violentamente reprimidos por el poder surgido del golpe de Estado del 3 de julio de 2013. Mientras que las fuerzas del orden dispersaban las concentraciones, se acusaba a los huelguistas y a sus líderes de pertenecer a los Hermanos (...)

Artículo completo: 259 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de septiembre 2014
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Moustafa Bassiouni

Periodista, El Cairo.

Compartir este artículo