En kioscos: Noviembre 2019
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Tensiones permanentes en terrirorios ocupados

En Cisjordania, los palestinos atenazados

Los bombardeos israelíes a Gaza durante cincuenta días causaron más de dos mil muertos (entre ellos 500 niños) y los mayores daños materiales desde 1967. Paralelamente, en Cisjordania, la Autoridad Palestina mantiene su cooperación securitaria con el ejército de ocupación, a pesar de la ausencia de avances en la construcción de un verdadero Estado palestino.

Al llegar a Naplusa, en el norte de Cisjordania, el olor acre de neumáticos quemados invade las fosas nasales. Las volutas de humo negro que desprende el caucho en llamas y las piedras que cubren el suelo obligan al chofer del taxi colectivo a aminorar la marcha. Varias decenas de palestinos, en su mayoría chebab (“jóvenes”), se reunieron para protestar por el asesinato, dos días antes, de Alaa Awad, un comerciante de 30 años. Ese padre de dos niños fue abatido por soldados israelíes cuando pasaba a pie ante el puesto militar de Zaatara -uno de los miradores que Israel instaló en los accesos a Naplusa para “proteger” las colonias judías que rodean la ciudad-, cerca del cual tenía que ir para recoger una entrega de teléfonos celulares. “Dicen que él les disparó y que ellos respondieron, pero es mentira. Cuentan lo que les conviene. Siempre es así”, protesta el chofer, aprobado por nuestros compañeros de ruta.

Estacionados a algunos centenares de metros y al abrigo de los piedrazos en sus imponentes jeeps blindados, los soldados israelíes observan a los manifestantes burlonamente, aunque siguen en guardia. Dispersarán la aglomeración con varios disparos de granadas (...)

Artículo completo: 271 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de noviembre 2014
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

Olivier Pironet

De la redacción de Le Monde Diplomatique.

Compartir este artículo /