En kioscos: Mayo 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « La amenaza de este siglo »
Siguiente artículo: « Los centros de salud »
>

La epidemia que se anidó en África Occidental

El Ébola al ritmo militar

Si la guerra es un asunto demasiado grave como para confiárselo a los militares, según palabras de Georges Clemenceau, con más razón cabría preguntarse sobre su irrupción en el terreno de la salud pública.

Cuanto más avanza la epidemia del Ébola en África Occidental, más marcial se vuelve el tono de los comentarios. Hasta el director de operaciones de Médicos Sin Fronteras, Brice de Le Vingne, menciona la lucha contra el avance del virus en África Occidental “como una guerra”. La prensa se cuadra: “Washington: zafarrancho de combate contra el Ébola”, “El mundo está perdiendo la batalla contra el Ébola”... La cobertura mediática confirma la ley del número de muertos por kilómetro: una persona infectada en Nueva York ocupará más espacio en los titulares que mil personas muertas en Liberia. Un laboratorio se vuelve un “centro de operaciones” (4). Y, cuando el brote se expande fuera de África, los militares vestidos de combate coinciden en las fotos con médicos y personal sanitario, cuyos trajes de protección recuerdan a los equipos “nucleares-biológicos-químicos” del ejército...

Los antiguos colonizadores y todos los Estados que pretenden figurar en la escena mundial envían soldados y personal médico. En los países desarrollados se siguen las imágenes del frente en directo por las pantallas con dos grandes preocupaciones: que la guerra librada en esas lejanas comarcas no llegue a su propio territorio; y que no cause ningún daño a sus tropas. El sufrimiento del enemigo o las “víctimas colaterales”, anónimos que se suman a las cifras tan vertiginosas como rápidamente olvidadas, permanece invisible. Cuando un soldado se infecta, es repatriado inmediatamente. El virus debe neutralizarse. Se prueba oportunamente una terapia, a un costo (...)

Artículo completo: 305 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de diciembre 2014
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Bruno Canard

Director de Investigación del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS).

Compartir este artículo