En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Los cambios que ha sufrido el que fue el principal partido marxista francés

El Partido Comunista y las clases populares, historia de un divorcio

Enero de 2014. Llegamos a la sede del Partido Comunista Francés (PCF), en la plaza Colonel-Fabien, París, para conseguir datos acerca de los afiliados: ¿cuántos son? Pero sobre todo, ¿quiénes son? Según todos los indicadores, las categorías populares están cada vez menos presentes en la cima de la organización. ¿Y cuál es la situación en la base? Debería ser una respuesta fácil. El departamento “Vida del partido” centraliza desde 2009 las numerosas informaciones que la formación tiene acerca de sus miembros: edad, sexo, lugar donde viven, sector de actividad… Pero ni una palabra acerca de la categoría socioprofesional. Podemos saber que tal militante trabaja en la Sociedad Nacional de Trenes Franceses (SNCF) o en la aeronáutica, pero no si es cuadro u obrero. Esta falta de interés por la condición social de los afiliados ilustra una tendencia en marcha en el seno del PCF desde hace treinta años: central en otros tiempos, la cuestión de la representación de las clases populares se volvió secundaria.

De la Liberación a los años 1970, en los tiempos en los que era el primer partido de izquierda en Francia, el PCF se podía presentar como el portavoz de la clase obrera, ya que sus responsables habían salido en su mayor parte de los medios populares: ex minero, como Maurice Thorez, dirigente del partido de 1930 a 1964; “pequeño agricultor”, como su sucesor Waldeck Rochet; aprendiz de pastelero, como Jacques Duclos, candidato a la elección presidencial de 1969, en la que obtuvo el 21% de los votos. Lo mismo sucedía a escala local: antes de llegar a ser intendente de Aubervilliers entre 1945 y 1953, Charles Tillon era ajustador; sus sucesores Emile Dubois (1953-1957) y André Karman (1957-1984), respectivamente gasista y fresador. Promoviendo militantes de origen modesto a instancias de poder hasta entonces reservadas a los representantes de la burguesía, el Partido Comunista logró, durante un tiempo, invertir el orden social de la vida política francesa. El carácter popular de la organización estaba visto (...)

Artículo completo: 370 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de enero 2015
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Julian Mischi

Investigador en sociología en el Instituto Nacional de Investigación Agronómica, autor del libro Le Communisme désarmé. Le PCF et les classes populaires, Agone, Marsella, 2014.

Compartir este artículo