En kioscos: Junio 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Según la Comisión Europea es una “oportunidad” y “buena práctica”

El paradigma de la movilidad

La ideología dominante se apoya sobre nociones tan comúnmente aceptadas que terminan quedando eximidas de cualquier mirada en perspectiva. Tal es el caso de la movilidad. A primera vista, la fórmula reúne bajo el estandarte del sentido común los rasgos más característicos de una época en la que todo se mueve, todo cambia, todo se desplaza. Analizar esta palabra del mismo modo en que se retiran las capas de una cebolla deja al descubierto sin embargo varias sorpresas.

La movilidad sería, según Naciones Unidas, un “motor del desarrollo humano”. En algunas partes se la puede encontrar en una publicidad: “¡Hello Bank! Un banco móvil como vos”; en otras, se transforma en la divisa de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses (SNCF): “Libertad, igualdad, movilidad”. “La movilidad será desarrollada tanto para los alumnos, individual y colectivamente, como para los docentes”, explica por su parte la Ley francesa de Orientación y de Refundación de la Escuela de 2013.

La movilidad reviste todos los discursos. Se asocia con fluidez, creatividad, accesibilidad para describir proyectos en los que es cuestión de libertad, autonomía, plenitud o dinamismo. Algunos investigadores ven ahí un nuevo concepto, e incluso un nuevo paradigma. Personas (estudiantes, empleados, inmigrantes), bienes (mercaderías transportadas de una punta a la otra del planeta), cualidades (agilidad, apertura), ideas (políticas, científicas) o informaciones (medios, tener un “móvil”, redes): nada le es ajeno...

Artículo completo: 243 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de abril 2015
en venta solo en versión digital (PDF) a $1.500
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Simon Borja, Guillaume Courty y Thierry Ramadier

Respectivamente, doctorando en Ciencias Políticas en el Centro de Estudios e Investigaciones Administrativas, Políticas y Sociales (Ceraps); profesor de Ciencias Políticas en el Ceraps, Universidad Lille-II; director de Investigación en Psicología en el Laboratorio Sociedades, Actores, Gobierno en Europa (SAGE) del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS), Universidad de Estrasburgo.

Compartir este artículo