En kioscos: Diciembre 2019
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

La triple debilidad diplomática de Francia

Para encontrar un precedente al actual eclipse diplomático de Francia, hay que remontarse a la expedición de Suez de 1956 y a la guerra de Argelia. En efecto, los discursos marciales y sin elocuencia del Presidente de la República, la incorregible autocomplacencia del ministro de Relaciones Exteriores (1) sólo parecen tener por objeto encubrir la subordinación de París en la escena internacional.

La alineación con Alemania en los asuntos europeos se hizo evidente en el episodio griego. El Ministerio de Relaciones Exteriores parecía ausente; el ministro de Hacienda se mostraba locuaz pero inexistente; François Hollande limitaba su papel al de emisario de Berlín, encargado de hacer que el primer ministro Alexis Tsipras aceptara las draconianas condiciones de Angela Merkel. Incluso en Washington sorprendió la dureza de la Unión Europea con Atenas.

Pero París volvió a su marca con Estados Unidos, cuando se enteró de que los servicios de inteligencia estadounidenses habían espiado a los tres últimos Presidentes de la República, entre ellos a Hollande… De inmediato el portavoz del gobierno francés trató de restar importancia al ultraje –“Hay que mantener la perspectiva No estamos aquí para desencadenar rupturas diplomáticas”-, antes de precipitarse a Washington para discutir allí el Tratado Transatlántico. “La respuesta de Francia roza el ridículo”, se ofuscó Henri Guaino, diputado de la derecha. “Desde hace un tiempo -añadió el ex ministro Pierre Lellouche, sin embargo conocido por su atlantismo-, sólo estamos siguiendo la política estadounidense”.

Pero lo que se torna más sorprendente es la alineación entre París y Arabia Saudita, hasta el punto de llegar a molestar al soberano estadounidense. Si bien Francia no llegó a hacer fracasar el acuerdo del pasado julio entre las cinco grandes potencias e Irán, como lo habrían deseado Riad, Tel-Aviv y los neoconservadores estadounidenses que detestan a Barack Obana, se sumó a dicho acuerdo aunque de muy mala gana. Y, en el caso de Siria, su deseo de “castigar” a (...)

Artículo completo: 548 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de noviembre 2015
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

Serge Halimi

Director de Le Monde Diplomatique.

Compartir este artículo /