En kioscos: Diciembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Los dos humanismos

El humanismo ha adoptado dos caras antinómicas en la civilización occidental. La primera es la de la cuasi divinización del ser humano, consagrado al control de la naturaleza. En efecto, se trata de una religión en la que el hombre sustituye al Dios destronado y es la expresión de las virtudes del homo sapiens, faber y economicus.

En este sentido, el hombre es la medida de todas las cosas, la fuente de todos los valores, el objetivo de la evolución. Se muestra como sujeto del mundo y, como éste es para él un mundo-objeto constituido por objetos, se cree soberano del universo, dotado de un derecho ilimitado sobre todas las cosas, en el cual se incluye el derecho ilimitado a la manipulación. Basa la legitimidad absoluta de su antropocentrismo en el mito de su razón (homo sapiens), en el poder de su técnica y en el monopolio de la subjetividad. Ésta es la cara del humanismo que debe desaparecer. Hay que dejar de exaltar la imagen bárbara, mutilante e imbécil del ser humano autárquico, sobrenatural, centro del mundo, objetivo de la evolución, dueño de la Naturaleza...

Artículo completo: 200 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de diciembre 2015
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Edgar Morin

Sociólogo y filósofo. Última obra publicada: Penser global. L’humain et son univers, Robert Laffont, París, 2015.

Compartir este artículo