En kioscos: Enero 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

La Nuit Debout y los TLC

Los manifestantes franceses reunidos por el movimiento “Nuit Debout” esperan que una “convergencia de las luchas” les permita expandir su audiencia a participantes menos jóvenes, menos diplomados, e insertarse en una dinámica internacional. Uno de sus temas de acción podría favorecer ese doble objetivo: el rechazo a los tratados de libre comercio (1).

Los meandros de los tratados comerciales suelen ser desalentadores para las movilizaciones por la dificultad que plantean a la hora de entender cuál es la etapa que hay que vigilar de cerca, o qué disposición de apariencia técnica es la que disimula una bomba social. Sin embargo, a pesar del machacamiento de los medios dirigentes, del empresariado y de los medios que están de su lado, la hostilidad hacia ellos se extiende. Las movilizaciones contra el Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversión (TAFTA en inglés) son fuertes en Alemania y en Bélgica (2).

La convergencia estadounidense
En Estados Unidos, los principales candidatos a la presidencia se posicionaron en contra del Acuerdo Transpacífico de Librecambio (TPP en inglés). Ahora bien, desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el imperio estadounidense cumplió el rol de motor en la liberalización de los intercambios. Sobre este tema, el acuerdo fue casi absoluto entre los sucesivos inquilinos de la Casa Blanca, demócratas o republicanos, de John Kennedy a Ronald Reagan, de George W. Bush al presidente Barack Obama. Y de golpe, la locomotora liberal se detiene.

Obama no convenció con su discurso de que “las empresas que sólo buscan los bajos salarios ya se fueron”. Porque ya los acuerdos comerciales precedentes tenían que aportar empleos en abundancia y buenos salarios… Por lo que no resulta sorprendente que hombres tan distintos como Donald Trump y Bernie Sanders hayan lanzado ataques electorales criticando dichos tratados. Lo que obligó a Hillary Clinton a renegar del apoyo que ella le daba al TPP cuando era secretaria de Estado de Obama. Y François Hollande también estaría dispuesto a cambiar su parecer acerca del TAFTA, sobre el cual hace dos años insistía en apurar la firma…

Los obreros que han sufrido una reducción de sus salarios chantajeados con el desempleo y las deslocalizaciones ya no están solos cuando rechazan el libre comercio. Los (...)

Artículo completo: 1 152 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de mayo 2016
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

Compartir este artículo /