En kioscos: Agosto 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « La isla que desconfía »
Siguiente artículo: « Repliegue estratégico de Estados Unidos »
>

Un viejo bastión anticomunista se abre para China

América Central abandona a Taiwán

Durante mucho tiempo, los gobiernos anticomunistas de América Central fueron aliados fundamentales de Taiwán. Pero la evolución política de China y el fortalecimiento de sus vínculos comerciales con la región modificaron esta situación en perjuicio de Taipéi.

“Un acto de realismo elemental”. Con estas palabras, Oscar Arias Sánchez, por entonces presidente de Costa Rica, comentaba en 2007 su decisión de reconocer a la República Popular China, cincuenta y ocho años después de su fundación. A partir de 1949 y del exilio de los nacionalistas del Kuomintang, derrotados por los comunistas, a la otra orilla del estrecho de Taiwán –que separa a la China Continental de Taiwán–, Taipéi se pensaba como el emblema de la lucha anticomunista. Pudo contar muy rápidamente con los favores de los dirigentes latinoamericanos, alineados con la diplomacia de Estados Unidos. La isla tejió estrechos lazos con los regímenes militares de la región. Aún hoy, la imponente estatua de Chiang Kai-shek, el dirigente del Kuomintang, erigida por Alfredo Stroessner en pleno centro de la capital paraguaya de Asunción, es prueba de la amistad entre los dos dictadores. Ambos eran miembros activos de la Liga Anticomunista Mundial, fundada en 1967 por el propio Chiang Kai-shek. Paraguay sigue siendo un punto clave para Taiwán en América del Sur y su única vía de acceso al Mercado Común del Sur (Mercosur)...

Artículo completo: 244 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de junio 2016
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Guillaume Beaulande

Periodista.

Compartir este artículo