En kioscos: Agosto 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Siguiente artículo: « ¿Dónde va la cólera? »
>

El proyecto europeo saboteado por Francia

La tasa Tobin, siempre postergada

La idea de la tasa Tobin surgió en 1972 con el objetivo de gravar las operaciones cambiarias y de este modo desalentar los flujos especulativos. La promovió el movimiento ATTAC y pesar de haber sido considerada por diversos gobiernos del mundo, nunca se puso en práctica y sólo se han ensayado variantes edulcoradas.

Inicialmente formulada por el economista británico James Tobin (1918-2002), la idea de gravar las finanzas se abrió camino hasta los cenáculos europeos tras la crisis de 2008. En febrero de 2013, once países de la eurozona -Francia, Alemania, Bélgica, Austria, Eslovenia, Portugal, Grecia, Eslovaquia, Italia, España y Estonia- se comprometieron a aplicar un impuesto a las operaciones financieras. Versión edulcorada del proyecto de Tobin, la propuesta conservaba sin embargo su capacidad de irritar al mundo de las finanzas, el cual encontró aliados de peso en su decisión de hacer que fracasara: varios gobiernos del continente, menos preocupados entonces por controlar las finanzas que por garantizar su “competitividad”. Tres años después del comienzo de las negociaciones, la instauración de la tasa Tobin se ve “amenazada de estancamiento”, según el diario Les Échos (8 de marzo de 2016). La historia parece repetirse para esta medida cuya implementación es considerada, desde hace veinte años, inevitable... pero siempre postergada...

Artículo completo: 218 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de junio 2016
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Frédéric Lemaire

Miembro de la Asociación por una Tasa a las Transacciones Financieras y Ayuda a los Ciudadanos (ATTAC) y del Centro de Economía de la Universidad de París-Norte (CEPN).

Compartir este artículo