En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « ¡Libertad para Julian Assange! »
Siguiente artículo: « Aguas revueltas »
>

Relato de un encuentro con el imprescindible escritor uruguayo

Uno de los nombres de la fraternidad: Eduardo Galeano

En Montevideo, capital de la República Oriental del Uruguay situada en la costa norte del Río de la Plata, Eduardo Galeano (1940-2015) tenía la costumbre de visitar el café Brasilero, no lejos de la catedral en la que fue bautizado el muy misterioso Isidore Ducasse, autoproclamado conde de Lautréamont, el 16 de noviembre de 1847. En los primeros años del siglo XXI, a menudo tuve la oportunidad de perseguir la sombra del autor de Los cantos de Maldoror en el laberinto de calles de la ciudad fundada en 1726 por colonos españoles alertados por la codicia de los portugueses, deseosos de extender su colonia brasileña. Durante esas deambulaciones australes, pensaba en Jules Laforgue y Jules Supervielle, dos poetas en lengua francesa también nacidos en Montevideo. Con un ejemplar de El hombre de la Pampa en el bolsillo, mis pasos me llevaban infaltablemente hacia el café Brasilero, en la calle Ituzaingó, donde esperaba distinguir a Eduardo Galeano, el hombre que en 1971 había publicado Las Venas Abiertas de América Latina, un libro traducido en el mundo entero, que se convirtió en el breviario de la emancipación en América del Sur. Las Venas Abiertas es la historia del saqueo metódico de un continente que comenzó a fines del siglo XV y continuó sin interrupción desde entonces, a pesar de los ciclos de colonizaciones y descolonizaciones. Sin embargo, no fue gracias a ese libro como descubrí al escritor uruguayo al que el premio Nobel de literatura le escapó por razones que no se explican –o que se adivinan demasiado bien–. Sino con El fútbol a sol y sombra, traducido en Francia en 1998 y acompañado de un ensayo del filósofo Jean-Claude Michéa, Les Intellectuels, le Peuple et le Ballon rond [Los intelectuales, el pueblo y la pelota]. Una celebración lírica del arte de rematar al arco, entretejida de reflexiones sobre los efectos de la marcha del tiempo: “La historia del fútbol es un triste viaje del placer al deber. A medida que el deporte se ha hecho industria, ha ido desterrando la belleza que (...)

Artículo completo: 392 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de julio 2016
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Sébastien Lapaque

Escritor. Autor de Théorie d’Alger, Actes Sud, Arles, que se publicará en octubre de 2016.

Compartir este artículo