En kioscos: Noviembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Los “mingong” víctimas de la desaceleración económica

Los trabajadores anónimos del crecimiento chino

Cuando en 1979 China se abrió a la economía globalizada, millones de campesinos abandonaron el ámbito rural para dirigirse a las grandes ciudades buscando una vida mejor. Un fenómeno que aún persiste de la mano de una nueva generación de “mingong” que hoy es víctima de la caída de la actividad económica del país.

Con el rostro tenso después de una semana agotadora confeccionando calzado y la vista perdida en el vacío, Zhang, de 27 años, relata: “Hace ya un año que estoy en Baiyun. Mi mujer y mi hijo están aún en la provincia de Guangxi. Antes era granjero, vine aquí por el dinero”. Al igual que unos 280 millones de chinos, dejó su pueblo natal para unirse a las filas de los mingong (migrantes, literalmente “campesinos-obreros”), habitantes del medio rural chino que se lanzaron a buscar una vida mejor en las megalópolis del país. Un éxodo que comenzó en 1979, cuando China se abrió a la economía globalizada bajo el impulso de Deng Xiaoping. Desde entonces, como albañiles, operarios o barrenderos, son los trabajadores anónimos del crecimiento chino.

En Baiyun, distrito obrero del norte de Cantón, poblado de edificios-dormitorio, pequeñas industrias textiles y modestos comercios que venden de todo, las generaciones de mingong se suceden. Sentado en una mesa en la vereda de una despensa del barrio, a la sombra de edificios vetustos, Zhang saca cuentas. Trabaja doce horas diarias, seis días por semana, en un taller de fabricación de calzado donde el calor es insoportable en las largas jornadas de verano...

Artículo completo: 273 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de diciembre 2016
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Loup Espargilière y Théau Monnet

Estudiantes de periodismo en el Centro Universitario de Enseñanza Periodística, Estrasburgo, Francia.

Compartir este artículo