En kioscos: Diciembre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Terminar con la cucultura »
Siguiente artículo: « Aprender de la experiencia »
>

Cómo camuflar la disolución de los lazos colectivos

Amistades en venta

Ayer, la amistad evocaba un vínculo aristocrático entre héroes griegos (Aquiles y Patroclo) o entre escritores simbióticos (Montaigne y La Boétie). Desde entonces, el concepto ha ido bajando a un nivel más llano, llegando a los canales de nuestra comunicación y a las góndolas del gran supermercado que llamamos mundo. Nos lo sirven desde la mañana hasta la noche, en la publicidad de un café instantáneo que se comparte entre amigos y a través de los usuarios parranderos de la red Snapchat. Hoy está en todos lados y en ninguna parte. Decoro obligado en todas las transacciones y ausente en nuestra vida social. Tono sobreactuado en todas nuestras interacciones y verdad de una relación singular que nos cuesta encontrar. La amistad es lo que promueven las redes sociales, las series de televisión, las cenas vecinales de fin de año, el turismo descontracturado que busca el contacto con los autóctonos, o simplemente las connivencias cotidianas junto a la máquina de café.

La amistad es ese simulacro de complicidad que se ajusta de maravillas a la informalidad general de las nuevas relaciones mercantiles, afines o cooperativas y, cada vez más, uberizadas –ya que se espera que alquilemos un auto en OuiCar [NdT: página web de alquiler de vehículos entre particulares] o una casa en Airbnb entre amigos, aunque éstos sean desconocidos. El “buzz” neoliberal la pone de relieve en todas partes, pareciendo ser su producto de cabecera, el más corriente, el más insidioso y ventajoso: para vender, actualmente es necesario ofrecer vínculo, calidez conectiva y complicidad sin contenido. La amistad se vuelve indispensable para el ambiente lúdico y cordial, falsamente íntimo y engañosamente benevolente exigido por un capitalismo infantil y una sociedad del narcisismo extremo. Porque esta amistad decorativa tiene la ventaja de hacer desaparecer, en lo que dura una palmadita en la espalda, hasta la idea de la existencia de un enemigo, hasta la evidencia de una violencia sistémica. En el reino de los humores fluctuantes, (...)

Artículo completo: 360 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de marzo 2017
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

François Cusset

Profesor de Estudios Americanos en la Universidad de Paris-Ouest Nanterre. Este texto es una adaptación de su contribución en un volumen que codirigió junto con Thierry Labica y Véronique Rauline, Imaginaires du néolibéralisme, La Dispute, París, 2016.

Compartir este artículo