En kioscos: Julio 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « El lobo »
>

Los vampiros siempre vuelven

Sangre de tu sangre

El mito del vampiro, nutrido de ciertas leyendas de Europa Oriental, conoció su ingreso triunfal en la literatura en el siglo XIX, y en el cine en la centuria siguiente. Pero la mutación de su índole, desde metáfora diabólica hasta encarnación de lo diferente, pasando por una sublimación del sexo, ha sido permanente.

Pensábamos que no íbamos a volver a verlo, tan categórica había sido su creadora. Pero al fin, Anne Rice cedió. A los 75 años, con El príncipe Lestat y El príncipe Lestat y los reinos de Atlantis (cuya publicación está prevista para octubre de 2017), vuelve a dar vida a Lestat el vampiro, que quizá sea el más famoso portador de colmillos, desde el Drácula de Bram Stoker. Tras un duelo terrible (su hija murió de leucemia), Rice escribe Entrevista con el vampiro, en la que un tal Luis cuenta su historia a un periodista. Su novela, publicada en 1978, es un éxito mundial. El conjunto de su obra se vendió en más de cien millones de ejemplares.

Rice se concentra luego en un personaje secundario de Entrevista… Lestat de Lioncourt. Torturado, violento, seductor y bisexual, Lestat se convierte en el protagonista de una serie que hoy cuenta con catorce volúmenes. Fascina tanto como aterroriza. A la inversa del Drácula de Stoker, narrado por las víctimas del “monstruo”, Lestat toma la palabra él mismo y da su punto de vista. Sus problemas ocupan la delantera de la escena: convertido en vampiro en 1789, por las buenas artes de un predecesor en la carrera, busca todo el tiempo el modo de conciliar sus necesidades y una forma de ética, su respeto por el hombre y sus (...)

Artículo completo: 293 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de abril 2017
en venta solo en versión digital (PDF) a $1.500
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Hubert Prolongeau

Periodista.

Compartir este artículo