En kioscos: Enero 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

El apoyo ciego de Washington al presidente Salva Kiir

De la independencia a la hambruna en Sudán del Sur

Luego de su independencia en 2011, el conflicto político que estalló en diciembre de 2013 profundiza la crisis social en Sudán del Sur. Mientras que la violencia, la crisis alimentaria y su déficit sanitario empujan a sus habitantes al exilio, la comunidad internacional ha hecho oídos sordos a un estado de emergencia calamitoso.

El pasado 30 de mayo, el Vaticano anunció la suspensión sine die del viaje del Papa Francisco a Sudán del Sur previsto para octubre. No se trató de una simple escapatoria: el traslado se volvió realmente imposible debido a la cadena de violencia que arrasa al joven país de África central, independiente desde el 2011. El balance del conflicto, que estalló el 13 de diciembre de 2013, tiene cada vez resultados más negativos: 1.732.000 refugiados fuera de las fronteras, cerca de 3 millones de desplazados del interior y más de 5 millones en estado de emergencia alimentaria aguda. Según la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas por los Refugiados (ACNUR), la situación sanitaria exige un esfuerzo desmedido para recibirlos por parte de los países de la región: Uganda (900.000 personas), Etiopía (250.000), República Democrática del Congo (80.000), Sudán (400.000), Kenia (100.000) e incluso la República Centroafricana, que es víctima de una fuerte inseguridad (2.200). Estas cifras, que datan del 31 de mayo, probablemente ya se encuentran alejadas de la realidad, el ACNUR estima que más de 60.000 personas huyen cada mes hacia el extranjero...

Artículo completo: 242 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de agosto 2017
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

Gérard Prunier

Consultor independiente, miembro del Atlantic Council.

Compartir este artículo /