En kioscos: Abril 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « La memoria imposible »
>

El papel dominante de las empresas

La industria nació en los monasterios

“La verdadera alternancia es la eficiencia”, afirmó Emmanuel Macron en un discurso de campaña, el pasado mes de abril. Es una referencia a la que se aferra con desesperación el mundo político, que sufre una doble crisis: la tecnocratización y el dispendio de sus bases simbólicas ligadas a la soberanía popular. Por eso mismo busca sostén en el campo empresarial, lo que explica el permanente homenaje a las startup, las declaraciones de amor a la empresa o las genuflexiones ante Silicon Valley. Cabe preguntarse entonces ¿para qué sirve la eficiencia? ¿Se puede fundar una empresa sobre esa exigencia?

La mirada antropológica que Occidente tiene sobre sí mismo remite, por toda respuesta, a la industrialización posterior a 1800. Sin embargo, para que tamaña revolución industrial tuviera lugar, fue necesario que previamente se hubiese construido una visión del mundo dividida, que excluyera cualquier referente trascendental para celebrar la humanidad creadora y productora. Dicho proceso, que denominamos “industriación”, antecedió a la industrialización. Este se desarrolló dentro de la matriz cristiana y estableció las bases de una religión secular...

Artículo completo: 189 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de septiembre 2017
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

Pierre Musso

Profesor emérito de la Universidad Rennes-II, autor de La religion industrielle. Monastère, manufacture, usine. Une généalogie de l’entreprise, Fayard, París, 2017.

Compartir este artículo /