En kioscos: Enero 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Punto Final: Una pérdida irreparable »
Siguiente artículo: « El regreso a las calles »
>

Propuesta desde el movimiento social por la educación

La hora de la rearticulación de los movimientos sociales

Chile enfrenta hoy un complejo cuadro en relación con el futuro que se le avecina y su capacidad para dar respuestas a las múltiples demandas de los movimientos sociales. Con un gobierno de derecha desatado, que defiende la educación como negocio, parece adverso el escenario en que se dará la movilización social. No obstante, ¿cuándo han existido las condiciones previas de manera nítida para movilizarnos? Y lo que es más importante, en dicho triunfalismo y soberbia de la derecha pueden residir sus propios puntos débiles, más cuando al movimiento estudiantil que deberá enfrentar es heredero directo de uno que fue capaz de poner en tensión a todo un país e instaló de manera clara que la educación no es una mercancía, sino un derecho social.

Desde el movimiento social por la educación, este 2018 afrontaremos desafíos de enorme magnitud, para lo que debemos en primera instancia ser capaces de encantar a quienes no vivieron el 2011 con las demandas históricas del movimiento estudiantil. No obstante, este ideario debe ponerse al servicio de las nuevas generaciones en vez de imponerse como un dogma, lo ya construido debe servir como base para que seamos los mismos estudiantes quienes encarnemos dichas demandas, necesitamos que el movimiento estudiantil sea capaz de reproducirse a sí mismo en vez de ser una copia mal hecha de años anteriores...

Artículo completo: 237 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de marzo 2018
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

Juan Pablo de la Torre Morales

Presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Santiago (FEUSACH).

Compartir este artículo /