En kioscos: Julio 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Cuando se apaga la llama »
Siguiente artículo: « Los “idiotas útiles” del Pentágono »
>

La ofensiva general de Macron

Un ex ministro de economía socialista que, más tarde, crearía un partido liberal a su imagen una vez detalló el arte y la manera de crear una sociedad de mercado: “No intenten avanzar paso a paso. Definan de manera clara sus objetivos y acérquense a los mismos con saltos cualitativos hacia delante a fin de que los intereses sectoriales no tengan tiempo para movilizarse y entorpecerlos. La velocidad es esencial, nunca irán demasiado rápido. Una vez empezada la aplicación del programa de reformas, ya no se detengan hasta que esté concluida: el fuego de los adversarios pierde precisión cuando tiene que apuntar a un blanco que se mueve sin parar”. ¿Emmanuel Macron? No. Roger Douglas, en noviembre de 1989, en Nueva Zelanda. Exponía entonces las recetas de la contrarrevolución liberal que su país acababa de vivir (1).

Estrategia de shock
Casi treinta años más tarde, el presidente francés retoma todos los viejos mecanismos de esta “estrategia de shock”. SNCF (2), función pública, hospitales, escuelas, derecho al trabajo, sistema fiscal del capital, inmigración, sistema audiovisual público: ¿hacia dónde mirar y cómo resistir cuando, con el pretexto de la catástrofe que se acerca, de la deuda que explota, de la “vergüenza de la República”, el engranaje de las “reformas” funciona a toda máquina? ¿Los trenes? Un informe confiado a un compañero desempolvó el inventario de las plegarias liberales hasta ahora no satisfechas (fin del estatuto de los ferroviarios, transformación de la empresa en sociedad anónima, cierre de las líneas deficitarias). Cinco días después de su publicación, se inició una “negociación” para maquillar el dictado que se les quiere imponer a los sindicatos. Conviene, en efecto, aprovechar sin demoras el clima de desmovilización política, de división sindical, de exasperación de los usuarios ante las demoras, los accidentes, la vetustez de las líneas, el precio elevado de los pasajes. Porque la “urgencia de actuar” que invoca el ministro de Transporte está ahí. Cuando la ocasión se (...)

Artículo completo: 647 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de marzo 2018
en venta solo en versión digital (PDF) a $1.500
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Serge Halimi

Director de Le Monde Diplomatique.

Compartir este artículo