En kioscos: Marzo 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « La segunda primavera armenia »
>

El capricho del príncipe

Después de haber sido cómodamente electo para la presidencia de la República Francesa con la colaboración de la casi totalidad de los medios de comunicación franceses, Emmanuel Macron exige que su mayoría parlamentaria le elabore una ley contra la difusión de “informaciones falsas” en período electoral. Quizás ya esté preparando su próxima campaña. El texto que debería ser votado de aquí a poco revela a la vez la ceguera de los dirigentes frente a las oposiciones que enfrentan y −al mismo tiempo− su disposición a imaginar sin cesar nuevos dispositivos coercitivos para remediarlas. Hay que ser en efecto corto de vista para seguir creyendo que la victoria de los candidatos, de los partidos o de las causas “antisistema” (Donald Trump, el Brexit, el referéndum catalán, el Movimiento 5 Estrellas en Italia) estaría dada, incluso de forma marginal, por la diseminación de noticias falsas por parte de regímenes autoritarios. Desde hace más de un año, la prensa estadounidense se empeña en demostrar, sin pruebas convincentes, que el presidente de Estados Unidos le debe su elección a las fake news fabricadas por Vladimir Putin; Macron parece habitado por el mismo tipo de obsesión.

Al punto tal de esperar conjurarla mediante un dispositivo tan inútil como peligroso. Inútil: consultado al respecto, el Consejo de Estado recordó el 3 de mayo pasado que “el derecho francés ya cuenta con varios dispositivos que apuntan a luchar contra la difusión de informaciones falsas”. En particular la ley del 29 de julio de 1881 sobre la libertad de prensa, que permite reprimir la difusión de noticias falsas, declaraciones difamatorias, injuriosas o provocativas. Peligroso: la propuesta parlamentaria le exigiría a un juez que actúe dentro de un lapso de cuarenta y ocho horas para que “detenga la difusión artificial y masiva de hechos que constituyan informaciones falsas”. Sin embargo, informa también el Consejo de Estado, estos hechos “no son fáciles de calificar jurídicamente, más aun cuando el juez en cuestión debe pronunciarse (...)

Artículo completo: 619 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de julio 2018
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

Serge Halimi

Director de Le Monde Diplomatique.

Compartir este artículo /