En kioscos: Enero 2023
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Los caminos tortuosos de la paz »
Siguiente artículo: « Sinkiang, cualquiera puede ser sospechoso »
>

Un desarrollo no sustentable

El revés del milagro económico etíope

En los alrededores del lago Abijatta, en Etiopía, el suelo restalla bajo los pasos del caminante como si estuviera tapizado de chips. Resulta imposible acercarse demasiado a los centenares de flamencos rosados sin correr el riesgo de sentir fisurarse la tierra y dejar surgir el agua. ¡Y con razón! Esta extensión blanqueada por la sal pertenecía antaño al lago, cuyo tamaño disminuyó a la mitad en treinta años. Entre 1973 y 2006 su superficie se fundió, pasando de 197 a 88 kilómetros cuadrados, según las imágenes satelitales recogidas por el investigador Debelle Jebessa Wako. Entre 1970 y 1989, la profundidad de las aguas cayó de trece a siete metros. Los peces desaparecieron, sucumbiendo a una tasa de salinidad que aumentó a medida que disminuía la cantidad de agua. Los otros lagos de la parte central del valle del Grand Rift (Ziway, Shalla y Langano) enfrentan la misma amenaza.

El origen del problema: el “desarrollo a la etíope”, el revés del “milagro económico” puesto por las nubes por los economistas dominantes. El “crecimiento de dos dígitos” durante diez años (de 2005 a 2015) tan alabado por el Banco Mundial descansa principalmente en “la expansión de la agricultura, de la construcción y los servicios”. País sin salida al mar, Etiopía liquida todo para atraer a los inversores extranjeros: agua y electricidad casi gratuitas, y arriendos diez veces inferiores a los precios del mercado, sobre todo en lo textil. Los grandes perdedores son las poblaciones rurales y el medio ambiente...

Artículo completo: 259 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de abril 2019
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Christelle Gérand

Periodista.

Compartir este artículo