En kioscos: Marzo 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Olavo de Carvalho, un reaccionario en la avanzada de la guerra de las ideas

En Brasil, el sorprendente gurú de Jair Bolsonaro

“Olavo de Carvalho no existe”. Esta sentencia del sociólogo Emir Sader, cercano al Partido de los Trabajadores (PT), formulada en 2001, ilustró durante mucho tiempo la recepción reservada a los trabajos de este intelectual en los medios progresistas de Brasil. Las tesis reaccionarias de un filósofo panfletario que ejerce, además, el oficio de astrólogo, inspiraban el desprecio de los universitarios y parecían alejadas de las preocupaciones del gran público. Muchos estaban convencidos de ello: Carvalho sólo “existía” para los sectores más radicales de la derecha brasileña, un nicho político donde se ladraba mucho pero que no recibía demasiada atención.

Cuando Jair Bolsonaro fue elegido Presidente del país en octubre de 2018, los marginales de ayer se adueñaron del poder. Para su participación en redes sociales, Bolsonaro dispone luego de su victoria de cuatro libros principales: la Biblia, la Constitución de Brasil, una obra sobre Winston Churchill y un último libro, firmado por Carvalho. Los intelectuales de izquierda descubren entonces lo que su desprecio por estas ideas les había impedido comprender “cómo la acumulación de errores factuales que caracteriza (su obra) había podido terminar por parecer coherente a una parte de la población”, según las palabras del politólogo Álvaro Bianchi (1).

Defensor de la causa de los pudientes
Nacido en 1947, Carvalho militó brevemente en el Partido Comunista de Brasil en los años 60. Estudió filosofía, pero abandonó la carrera rápidamente, porque consideró que la educación que recibía era de muy mala calidad. Comenzó a escribir para los grandes diarios en 1967, se dedicó a la astrología, una “disciplina fundamental”: “Quienes no la han estudiado no saben nada. Son analfabetos” (2). Logró sumarse a las filas -ya bien abastecidas- de los editorialistas conservadores, combatió a los biempensantes que, según él, se habrían apoderado del país desde el final de la dictadura (1964-1984). De allí el título de una de sus principales obras, publicada en 1996: O Imbecil Coletivo: atualidades intelectuais brasileiras (El imbécil colectivo. Actualidades intelectuales brasileñas).

Su emergencia en tanto intelectual se explica también por el apoyo que recibe de Ronaldo Levinsohn. Este banquero, que escapó milagrosamente de una serie de escándalos financieros, es dueño de UniverCidade, una universidad privada que le abrió sus puertas a Carvalho. Estuvo a cargo de los cursos de filosofía entre 1997 y 2001, y dirigió la editorial de la Universidad entre 1999 y 2001.

Su interés por la guerra de las ideas no lo condujo a descuidar el mundo material. Desde 1998, lanzó una página de Internet para difundir sus análisis y recibió las donaciones que intimó a las clases altas a realizar. Su lógica, reformulada así en 2009, es la siguiente: puesto que “el ‘aparato ideológico’ burgués del que hablan los marxistas no existe”, las clases altas se encuentran “sin defensa” frente a la amenaza comunista. “Cuando se aventuran a abogar a su propio favor, lo hacen con tanta discreción y delicadeza que dan la impresión de luchar contra el adversario más benevolente y más comprensivo del mundo, y no contra esas ‘máquinas de matar’ que los revolucionarios se regocijan de ser” (3). Carvalho se presenta como uno de los pocos intelectuales determinados a defender la causa de los pudientes. Pero, sin duda demasiado poco consciente de su fragilidad, la burguesía no le ofrece el apoyo pecuniario que estima merecer. Durante décadas, Plínio Salgado (1895-1975), el dirigente histórico del fascismo brasileño, también se había lamentado: “La burguesía no nos ayuda”.

Revolución cultural de derecha
La escritura de Carvalho se caracteriza por su gusto por la vulgaridad y por su tono belicoso. Esta agresividad se presenta como garantía de autenticidad, lo que recuerda el estilo de Bolsonaro. Carvalho estima que sus insultos “no expresan más que el humilde rechazo de una falsa solemnidad”. Defiende su uso “en las situaciones en las que una (...)

Artículo completo: 1 968 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de marzo 2020
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

Gilberto Calil

Profesor de Historia en la Universidad Estatal del Oeste de Paraná (Unioeste).

Compartir este artículo /