En kioscos: Julio 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

La urgente necesidad de un cambio de enfoque

La ineficiente guerra contra el narcotráfico

A diario la cobertura a operativos contra el narcotráfico copa los medios. Operativos producto de una de las políticas más fracasadas de nuestra historia y que en impacto negativo y daño ha superado los que genera la droga misma (1). Miles de personas, desechables para el narco, son detenidas y encarceladas, mientras el poder real sigue operando con tranquilidad. A pesar de todo, los objetivos de reducir el consumo de drogas y el poder del narcotráfico no se lograron. Un cambio de enfoque es ya urgente.

Mientras la guerra contra las drogas ha fracasado en cumplir los objetivos mencionados, ha sido exitosa como herramienta de control social. Mujeres, jóvenes y quienes menos tienen pagan los costos. El 46% de los motivos de ingreso de la población femenina nacional recluida corresponde a drogas (Tarapacá 70% y Arica 65% (2)). Si a estas cifras además les sumamos los ingresos por delitos relacionados a armas y homicidios, generando una categoría de criminalidad armada con fuerte relación al mundo de las drogas, explican el 57% de los ingresos totales. En el caso de los hombres, los ingresos relacionados con drogas llegan solo al 15% y en criminalidad armada (drogas, homicidios y armas) al 29%. Tal y como la cárcel chilena se explica en gran parte por delitos relacionados a drogas, algo similar ocurre en las detenciones. Mientras el 2012 en el país superamos las 85 mil detenciones por violaciones a la ley de drogas (233 al día), en los años posteriores estas se han estabilizado en torno a las 40 mil anuales bajando el 2019 a las 33mil. Además, entre el 2005 y marzo del 2020, el 64% de todas las detenciones por drogas efectuadas por Carabineros fue a menores de 29 años (3). Este círculo de persecución-castigo-libertad-castigo se repite una y otra vez sobre personas y menores de edad que pueden tener carreras delictuales de hasta 50 años, presas en una máquina de producción de capital humano prácticamente ilimitado para que el narco los transforme en soldados desechables.

Narcos aumentan su poder
Estas cifras hablan además de lo que sucede en los territorios donde el narco ha aumentado su poder e incluso reemplazado al Estado en entregar recursos, protección e incluso trabajo. Ahí hay personas que terminan presas en espacios donde durante el día y la noche hay quitadas de droga, asaltos, balaceras y homicidios. De igual forma que la pandemia del Covid 19 ha permitido el aumento de poder. Cada centímetro que el Estado se contrae es un centímetro que gana el crimen. Si a nivel país el 58% de las personas aseguró presenciar con frecuencia la venta de drogas, el 52% robos en la vía pública y el 39% incluso balaceras en sus barrios (4), la situación en las zonas de sacrificio de seguridad es peor. Mientras el 2020 los homicidios aumentaron un 29% a nivel nacional, de acuerdo al Ministerio Público en ciertos territorios del sur de la Región Metropolitana fue en un 80%. Con significativas relaciones entre los condenados e imputados por homicidio con violaciones a la ley de drogas y ajustes de cuenta, las armas jugaron también un rol central. De acuerdo a la PDI, el uso de armas en estos delitos ha aumentado en un 39% a nivel nacional y en la RM en un 58%, gran parte ligados a actividad relacionada con criminalidad organizada. Como si fuera poco, de acuerdo al Proyecto Zonas Ocupadas CIPER/UDP más reciente, las “zonas ocupadas”, territorios dominados por el narco en la Región Metropolitana, llegaron a los 174, duplicándose en una década (5).

Las platas de la droga
En paralelo, esta guerra permite la generación de recursos millonarios y poder. Todo a costa de una trama que se viene repitiendo en nuestro hemisferio y causa enormes violaciones a los derechos humanos, homicidios y un gasto que podría ser destinado a educación, salud y tanta necesidad que acarreamos por décadas. Existen diferentes estimaciones respecto a los ingresos que estaría generando la venta de drogas. Una de ellas, en base a cifras de consumo y precios de calle estimados, concluye que solo por (...)

Artículo completo: 1 968 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de mayo 2021
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Eduardo Vergara B.

Director ejecutivo Fundación Chile 21, ex Jefe División de Seguridad Pública, Ministerio de Interior. Cientista político University of Portland, MPA Seguridad Humana, Sciences Po.

Compartir este artículo