En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Algo más que una primaria »
Siguiente artículo: « Matrimonio igualitario: Un derecho (...) »
>

Debates en la nueva Constitución

Una oportunidad para la democracia participativa

La plataforma Votamos Tod@s realizó una encuesta a 104 constituyentes que consistía en frases que debían evaluar. Esta mostró que “hay acuerdo en la protección de derechos sociales y también en pensar un modelo de desarrollo distinto al actual” (1). Asimismo, hubo casi unanimidad, sobre 90%, sobre la participación ciudadana en la futura constitución: “La ciudadanía debe tener el derecho a participar en todas las decisiones relevantes con plebiscitos, consultas y cabildo, “la ciudadanía debe tener derecho a sacar de su cargo a las malas autoridades por medio de un plebiscito” y “las regiones deben tener autonomía política y económica” (2). Consiguientemente, Chile podría convertirse en una democracia participativa, un cambio histórico en un país que ha excluido casi todos los procedimientos participativos.

Se cree que solo existen dos formas de democracia. La directa consiste en el ejercicio de la soberanía sin intermediarios y la representativa la delega en representantes. Pero, hay una tercera forma, la participativa. Esta articula la representación con procedimientos directos. ”La existencia de instituciones representativas a nivel nacional no es suficiente para que haya democracia (…). Para alcanzar la máxima participación de todos, esta debe ubicarse en otras esferas (laborales, educativas, etc.). (…) Participación significa igual participación en la toma de decisiones” (3).

Modelos de participación
Hay distintos modelos de democracia participativa. En los países anglosajones, de Pateman, Macpherson, Dhal y Held, en las décadas de setenta y ochenta. Existen diversos argumentos: (a) Las sociedades actuales se han hecho más complejas y diversificadas excediendo la representación política, pero la participación permite expresar la pluralidad y luchar por su reconocimiento; (b) Consiguientemente, experimentamos una profunda crisis de representación y legitimidad de las democracias, y la participación puede restablecer las relaciones entre los ciudadanos y el nuevo sistema político; (c) Diversos autores han descrito la cooptación de las democracias por las elites del mercado, especialmente en Chile (4). Los procedimientos participativos pueden establecer límites al mercado y expresar sectores e intereses invisibilizados (mujeres, ambientalistas, minorías nacionales y otros); (d) La participación política contribuye al desarrollo de las capacidades de reflexión y responsabilidad social de los ciudadanos al hacerlos realmente partícipes del proceso político e incorporar sus aportes para enfrentar los problemas comunes.

Muchas constituciones contienen procedimientos participativos. El mejor ejemplo es Suiza, donde se vota al menos cuatro veces al año, con plebiscitos nacionales, cantonales o municipales. En Latinoamérica las constituciones de Colombia, Ecuador, Bolivia y otras contienen procedimientos participativos incluyendo multietnicidad y multiculturalismo.”Como balance general, podemos señalar que las fórmulas participativas latinoamericanas que son recientes, han cobrado una inusitada (...)

Artículo completo: 1 394 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de julio 2021
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Jorge Vergara Estévez* y Carlos López Dawson*

*Dr. en Filosofía de la Universidad de París 8
**Dr. en Ciencia Política del Instituto de Ciencias Políticas de París.

Compartir este artículo