En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

El camino de Kabul

Un ejército occidental no puede ser vencido. Necesariamente, su derrota es provocada por “políticos” sin columna vertebral y por auxiliares locales que huyen sin combatir (1). Desde hace más de un siglo, este mito del “puñal por la espalda” alimentó las reflexiones de los belicistas así como sus deseos de revancha. Lavar una afrenta implica preparar el próximo enfrentamiento. Para borrar el “síndrome de Vietnam” y la “humillación” de la toma de rehenes de la embajada de Estados Unidos en Teherán, el presidente Ronald Reagan invadió Granada en 1983; siete años más tarde, su sucesor lanzó la Guerra del Golfo tras la invasión de su aliado kuwaití. ¿Qué vendrá luego de las imagenes del aeropuerto de Kabul, humillantes para Estados Unidos, aterradoras para quienes le brindaron sus servicios?

“Es el mayor fracaso de la OTAN desde su creación”, concluyó Armin Laschet, el hombre que Angela Merkel pretende como sucesor en la Cancillería alemana. En efecto, la Guerra de Afganistán representó la primera intervención de la Alianza Atlántica en los términos del artículo 5 de su Carta fundadora: un Estado miembro había sido atacado el 11 de septiembre (pero no por afganos); los otros firmantes del tratado corrieron en su ayuda. La experiencia tendrá el mérito de recordar que cuando Washington y el Pentágono conducen las operaciones militares, sus aliados son tratados como vasallos a los que el soberano concede el derecho de combatir –y de morir–, no el de ser consultado sobre el fin de las hostilidades. Incluso Londres, a pesar de estar acostumbrada a este tipo de ofensas, se quejó de semejante desprecio. Es de esperar ahora que el fracaso afgano no lleve a la Alianza a cerrar sus filas temblorosas siguiendo a Estados Unidos en nuevas aventuras. Haciendo frente, por ejemplo, en Taiwán o en Crimea, contra China o Rusia...

Este riesgo no es inconcebible, pues los desastres provocados por los neoconservadoras apenas si mellaron su nocividad. Después de todo, los daños humanos los pagan otros; en Occidente, las guerras (...)

Artículo completo: 867 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de septiembre 2021
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Serge Halimi

Compartir este artículo