En kioscos: Junio 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « De Minsk a Calais »
>

Fake news oficiales

Anti-conspiracionistas: ¿ciegos o mudos?

El pasado 4 de noviembre, en Estados Unidos, una de las revelaciones más explosivas de la década ingresaba definitivamente en la categoría de las fake news oficiales. Ese día, Igor Danchenko, una de las principales fuentes de un informe que describía a Donald Trump como una marioneta en manos de Vladimir Putin, era inculpado por haberle mentido al FBI. El Kremlin tendría en su poder videos comprometedores del presidente estadounidense filmado con prostitutas en un hotel de Moscú, había asegurado en 2016 en un testimonio crucial, precisándoles a los investigadores que el secreto provenía de un socio de Trump bien establecido en Moscú. Sin embargo, una investigación judicial en marcha sugiere que su informante era en realidad un allegado a Hillary Clinton...

Publicado el 10 de enero de 2017 por el sitio Buzzfeed News, el “informe Steele”, así llamado por el nombre del compilador de esos rumores, inspiró a las redacciones más reputadas del planeta miles de artículos basados en el mismo tipo de escenario conspirativo que cotidianamente se jactan de refutar. Salvo que, esta vez, la teoría de la conspiración –Trump manipulado por Putin– reforzaba sus prejuicios (1). El arresto de Danchenko desorienta a la prensa liberal. El documento que alimentó tantas investigaciones, algunas de las cuales fueron coronadas con un premio Pulitzer en 2018, se basaba en “exageraciones, rumores y puras y simples mentiras”, admite The Washington Post (5 de noviembre). Por lo tanto, “ciertos reportajes sobre la cuestión publicados por los medios de comunicación, entre ellos The Washington Post, se ven cuestionados”. Para decirlo sin rodeos, los artículos estaban tan llenos de rumores sin verificar que la directora de redacción tomó la decisión de reescribir a posteriori una docena de ellos...

También envuelto en patrañas, The New York Times externaliza su mea culpa a través de un profesor de periodismo. “La distinción entre lo que los periodistas suponen y aquello que verificamos a menudo corresponde a la diferencia (...)

Artículo completo: 604 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de diciembre 2021
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Pierre Rimbert

De la redacción de Le Monde diplomatique, París.

Compartir este artículo