En kioscos: Septiembre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Un nuevo contrato social entre el Estado y sus universidades

Reemplazar las políticas de mercado en la educación superior

En el marco del trabajo político y estratégico que está realizando la Convención Constituyente y bajo el rediseño administrativo que están realizando los equipos profesionales y técnicos que ha convocado el presidente Gabriel Boric, se debiera considerar la situación de las universidades. Para reorientar la enseñanza superior y las funciones de las instituciones universitarias, es muy necesario que para este nuevo ciclo, se inicie un proceso de deconstrucción y reemplazo de las políticas neoliberales, aquellas que han naturalizado las normativas de administración del sistema universitario y las prácticas cotidianas de sus actores.

En este contexto, para el caso de las universidades públicas, lo que se requiere es un nuevo contrato social entre el Estado y sus universidades. Uno que a partir de los compromisos que están asumiendo las autoridades, lideradas por la gestión del nuevo presidente, incentiven normativas concretas y planes de acción de corto, mediano y largo plazo. Acuerdos que permitan erradicar la ideología y las prácticas naturalizadas de la hegemonía del mercado, en estas instituciones educativas del Estado.

A la fecha, pese a los avances realizados por las universidades del CUECH, al menos a nivel discursivo, en la práctica todavía se está al debe. Si bien, parece existir un consenso que dentro de las urgencias de la administración Boric, la educación superior no estaría en sus prioridades, unos ajustes parecen pertinentes. Cambios en ciertas normativas que rigen el accionar de las universidades estatales, podría hacer que estas apoyen, además, exitosamente el Programa de transformaciones comprometidas por la nueva administración. A corto plazo, no se requiere una metamorfosis radical, pues el contrato social entre el Estado en sus instituciones universitarias, en su fase inicial de cuatro años, solo necesita ajustar ciertas ordenanzas y normativas que precisan de una reinterpretación. Una que priorice por el trabajo colaborativo y por el reemplazo de la lógica de la competencia. Los pactos que se debieran implementar son prácticamente simbólicos, al menos a corto plazo. Los acuerdos en la gestión de las universidades del Estado, solo requieren de una brújula cuyo norte se oponga a la hegemonía neoliberal.

En la actualidad, las universidades del Estado siguen operando en sus prácticas cotidianas, como instituciones sociales orientadas con criterios de gobernanza y de gestión neoliberales, seguidas a las lógicas de la oferta y de la demanda del mercado profesional y laboral. Los indicadores de la calidad en todos sus ámbitos, de evaluación de cada actor educacional y de vinculación con la sociedad y sus organizaciones e (...)

Artículo completo: 1 301 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de marzo 2022
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Dante Castillo y Mario Torres

Dante Castillo
Investigador PIIE.
Mario Torres
Vicerrector de la Vicerrectoría de Transferencia Tecnológica y Vinculación con el Medio. UTEM.

Compartir este artículo