En kioscos: Octubre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « ¿Quiénes son los halcones rusos? »
Siguiente artículo: « Choque de memorias y conflicto de (...) »
>

El Kremlin bloquea la libertad de expresión

Las guerras nunca son propicias a la libre circulación de la información. El poder ruso lo acaba de ilustrar de manera particularmente severa. Desde la adopción de una enmienda del Código Penal, el 4 de marzo de 2022, todo ciudadano se expone a tres años de cárcel si osa “desacreditar el uso de las fuerzas armadas”, a cinco años si lanza un llamado a manifestar. Firmar un artículo de prensa que se aparte de los comunicados del Ministerio de Defensa puede costar hasta quince años de cárcel. Previo a esto, un decreto había prohibido el uso de la palabra “guerra” o “agresión” para designar la operación militar en Ucrania.

Al golpear rápido y fuerte, las autoridades buscaron acallar a los opositores a la guerra, muchos de los cuales alzaron su voz tras el ataque. Decenas de peticiones aparecieron en Internet. La del defensor de los derechos humanos en Rusia Lev Ponomarev recolectó el número récord de un millón de firmas. Asociaciones profesionales salieron de su habitual discreción: arquitectos, médicos, profesores, trabajadores de la cultura, humoristas. El movimiento alcanzó instituciones inesperadas. Como esos cinco mil estudiantes, ex alumnos y colaboradores del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú (MGIMO), una prestigiosa sede de formación de los diplomáticos y altos funcionarios rusos, que hicieron un llamado “a un proceso de negociación honesto, sin ultimátum ni pedido de capitulación a la otra parte”.

Miles de arrestos
El temor a las represiones extinguió las manifestaciones que reunieron a varios miles de personas la primera semana del conflicto. Según el recuento de la asociación rusa OVD-info, que organiza una vigilancia de las represiones, unos 15.000 manifestantes habían sido arrestados a fines de marzo. La policía cuenta con el refuerzo de otras instituciones. El 6 de marzo, Kirill, el patriarca de Moscú, denunció desde el púlpito de la catedral del Cristo Salvador en Moscú, cualquier forma de “capitulación y debilidad” en el combate contra los “pretendidos valores” occidentales, cuyo puesto de avanzada sería el Donbás. La operación militar también fue aprobada por la Unión (...)

Artículo completo: 1 077 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de abril 2022
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Hélène Richard

De la redacción de Le Monde diplomatique, París.

Compartir este artículo