En kioscos: Septiembre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « El futuro que se nos escapó »
Siguiente artículo: « Era demasiado buena »
>

Lecciones de una derrota

Tejos a la raya: Nueve puntos por una nueva fuerza transformadora

1. Luego del golpe cívico militar de 1973 las fuerzas de avanzada social hemos vivido cincuenta años en posiciones generalmente defensivas. Para sobrevivir, primero, y luego para generar, por distintas vías, condiciones que posibilitaran recuperar una democracia básica. Medio siglo debió transcurrir para que Chile se estremeciera con una propuesta constitucional que transformaba de manera radical nuestro modo de vida. Las luchas del último trienio, de las que surge la Constitución elaborada por la Convención Constitucional, son un patrimonio político y dejan una huella en la conciencia de a lo menos cuarenta por ciento de los chilenos.

2. Durante las dos décadas virtuosas de la izquierda chilena (1953-1973) se construyó un nudo poderoso entre los partidos políticos y las organizaciones y movimientos sociales de la época (trabajadores sindicalizados, pobladores, campesinos organizados, estudiantes). Desde entonces nunca ese vínculo entre las organizaciones políticas y las demandas sociales estructuradas se ha reconstruido. Por el contrario, los partidos han perdido legitimidad y presencia ciudadana y, si bien subsisten las expresiones sociales clásicas, un nuevo espectro de miradas, en especial de carácter identitario (ecológicas, feministas, regionales o locales, de pueblos originarios, por los derechos de los sexualmente diversos, etc.) han cobrado gran relevancia y tienen vuelo propio.

3. El futuro nos desafía a quienes postulamos transformaciones radicales para nuestra sociedad a configurar una “fuerza” (no un “partido”) que corresponda al desarrollo y tiempos que vive la sociedad chilena, habitada por un “nuevo pueblo” (surgido de las últimas décadas marcadas por el neoliberalismo y su instrumento central, el mercado) heterogéneo, frustrado en sus expectativas, potente en sus explosiones, que exige un análisis más complejo que el puramente clasista. Sí, la lucha por las identidades ha irrumpido y roto la perspectiva de la izquierda del siglo XX. Solo una “fuerza” de nuevo tipo puede (...)

Artículo completo: 871 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de septiembre 2022
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Jorge Arrate

Economista, ex candidato presidencial.

Compartir este artículo