En kioscos: Noviembre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

De la “transición” a la pesadilla ecológica

Europa codicia el litio serbio

Ante la magnitud de las protestas organizadas antes de las elecciones generales de abril, el presidente serbio tuvo que renunciar públicamente a la explotación de un importante yacimiento de litio. Pero ya reelecto, Aleksandar Vučić podría relanzar el proyecto del gigante minero Rio Tinto, bajo la presión de la Unión Europea, que pretende desarrollar masivamente los autos eléctricos… deslocalizando las fuentes de contaminación.

En el oeste de Serbia, cerca de la ciudad de Loznica, las casas vacías con tejados inclinados y los animales errando por las rutas desiertas recuerdan las escenas de un western. La mayoría de los habitantes del pueblo de Gornje Nedeljice ya vendieron sus propiedades a la multinacional anglo-australiana Rio Tinto. En 2004, los exploradores de este gigante minero descubrieron un nuevo mineral cerca de las orillas del río Jadar, al que bautizaron “jadarita”. Su composición excepcionalmente abundante en litio y boro sugiere que podría satisfacer la creciente necesidad de estos elementos para la fabricación de motores eléctricos.

El pasado 8 de junio, el Parlamento Europeo votó a favor de prohibir la venta de automóviles con motor de combustión nuevos a partir de 2035. Y el vicepresidente encargado de la prospectiva, el eslovaco Maroš Šefćović, fijó ante la Unión Europea (UE) el objetivo de convertirse en el segundo productor de baterías de litio en el mundo, después de China, para 2025. Sin embargo, hoy Europa importa casi todo el litio que necesita y debe diversificar sus abastecimientos. Por lo tanto, es fácil entender por qué la Dirección General de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y PyMEs de Bruselas apoya la inversión de Rio Tinto en Serbia.

Presiones diplomáticas
Esta multinacional –cuyo capital está principalmente en el Reino Unido (42%), Australia (16%) y Estados Unidos (18%)– es una de las más activas en los Balcanes desde el registro de su primera filial en Belgrado en 2001. En 2017, firmó un memorando de entendimiento con el gobierno para la ejecución del proyecto Jadar. El grupo de trabajo que lo preparó incluía a representantes de la multinacional y del gobierno, pero también a Mike Shirat, segundo secretario de la Embajada de Australia, y al estadounidense-keniata Stephen Ndegwa, director del Banco Mundial en Serbia. Varios documentos filtrados en 2021 muestran que el gobierno serbio estaba sometido a intensas presiones por parte de las embajadas occidentales para que el acuerdo se llevara a cabo y que las evaluaciones de impacto ambiental fueran una mera formalidad. En mayo de 2018, Alan Duncan, entonces ministro para Europa y las Américas del Reino Unido, se reunió con varios directivos de Rio Tinto con motivo del proyecto Jadar (1). “La discusión se desarrolló en un buen ambiente y el representante de Rio Tinto preguntó al ministro británico sobre las posibilidades de que Serbia se convierta en miembro de la Unión Europea, algo que Rio Tinto considera importante para el proyecto”, se puede leer en el acta de la reunión, publicada por una red de periodistas de investigación de los Balcanes (Balkan Investigative Reporting Network, o BIRN) (2). Según varios miembros de la oposición, el representante especial de Estados Unidos para los Balcanes occidentales, Matthew Palmer, los habría presionado para que no “atacaran al gobierno [serbio]” en la cuestión de Rio Tinto (3).

Finalmente, durante su gira de despedida, en una conferencia de prensa conjunta con el presidente de Serbia, Aleksandar Vučić, Angela Merkel señaló también que Alemania estaba interesada en el litio serbio: “Si el mundo entero está interesado, nosotros también. Hemos invertido mucho en la industria automotriz, incluso en Serbia, y todos sabemos lo importante que es el litio para la movilidad y las baterías del futuro. Así que es un tema que hemos discutido” (4). Un documento de la Misión de la República Serbia ante la Unión Europea muestra que Rio Tinto estableció contacto con tres grandes empresas automotrices alemanas: Daimler, Volkswagen y BMW (5).

Serbia podría convertirse en la mayor fuente de litio de Europa en los próximos quince años, declaraba Marnie Finlayson, directora de Rio Tinto, en mayo de 2021, al firmar un memorando de entendimiento con el fabricante de baterías InoBat. Pero ¿por qué centrarse en Serbia cuando se han descubierto importantes yacimientos en varios países miembros de la UE: Alemania, República Checa, España, Portugal, Austria, Francia y Finlandia? Según el último informe del Servicio Geológico de Estados Unidos, las reservas de litio serbias representan solamente el 1,3% de las reservas mundiales, frente al 23,5% de Bolivia, el 21% de Argentina o el 3% de Alemania (6). En los yacimientos de la cuenca del Rin, entre Basilea y Fráncfort, la extracción del mineral de las fuentes termales produciría mucho menos dióxido de carbono (...)

Artículo completo: 2 440 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de octubre 2022
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Saša Dragojlo e Ivica Mladenović

Politólogo y periodista de investigación en la Balkan Investigative Reporting Network.
Sociólogo y politólogo, jefe de redacción de la edición serbia de Le Monde diplomatique.

Compartir este artículo