En kioscos: Mayo 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Bajo arresto en Londres, el periodista tiene aliados en el subcontinente americano

América Latina y Julian Assange

Hay una América que lo persigue, y otra que lo apoya. En 2010, cuando WikiLeaks sacudió el planeta haciendo público un diluvio de documentos clasificados, Fidel Castro estima que Julian Assange puso a los Estados Unidos “moralmente de rodillas”(1). “Está demostrando que el más poderoso imperio que ha existido en la historia puede ser desafiado”, escribe el dirigente cubano. “Tengo que felicitar a las personas de WikiLeaks por su valentía y coraje”, redobla la apuesta el presidente venezolano Hugo Chávez, quien dice “tener miedo por la vida” del lanzador de alertas australiano (2). “Dejó al desnudo una diplomacia que parecía intocable”, comenta Luiz Inácio Lula da Silva. Antes de completar: “El culpable no es quien divulga [los telegramas diplomáticos] sino quien los escribe” (3). Finalmente, el Ecuador de Rafael Correa concede asilo a Assange en su embajada londinense. Permanecerá recluido allí entre 2012 y 2019.

Aún hoy, una gran parte de los gobiernos de América del Sur apoya al periodista, detenido desde hace alrededor de cuatro años en una prisión de alta seguridad en Londres a la espera de la decisión respecto de su extradición a Estados Unidos, cada vez más amenazante. Se expone a hasta 175 años de prisión. Mientras que los diferentes gobiernos estadounidenses y sus servicios de inteligencia lo acosan financiera, física y jurídicamente desde hace trece años, diez jefes de Estado latinoamericanos piden actualmente que sea liberado: Xiomara Castro (Honduras) y Andrés Manuel López Obrador (México), Daniel Ortega (Nicaragua), Miguel Díaz Canel (Cuba), Nicolás Maduro (Venezuela), Gustavo Petro (Colombia), Luis Arce (Bolivia), Alberto Fernández (Argentina)y Lula (Brasil). Este último acaba incluso de sugerir que Assange debería recibir el Premio Nobel por haber “arrojado luz sobre los chanchullos de la CIA” (RT, 6 de enero de 2023). Por su parte, el presidente mexicano, llamado AMLO, propuso acordarle “protección y asilo” (4). En una carta pública enviada al presidente Joseph Biden, alega: “No cometió ningún crimen grave, no causó la muerte de nadie, no violó ningún derecho humano. Ejerció su libertad, y detenerlo sería una afrenta permanente a la libertad de expresión” (5).

Las acciones de la CIA

Para iluminar esta movilización, la periodista chilena Daniela Lepin señala que “la mayor parte de los dirigentes no tienen mucho que perder, puesto que sus vínculos con Estados Unidos no son de los más fluidos”. Para Renata Ávila, abogada guatemalteca y amiga de Assange, la posición latinoamericana se pretende “digna e igualitaria”. Las acciones de apoyo al fundador de WikiLeaks constituyen “un mecanismo de responsabilización respecto de Estados Unidos, (...)

Artículo completo: 1 317 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de marzo 2023
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Meriem Laribi

Compartir este artículo