En kioscos: Mayo 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Del uso de la lucha contra el antisemitismo

¿Se puede criticar la política de Israel en Alemania?

En enero, la publicación de la edición alemana de un cómic francés que tiene por protagonista a la cantante Dominique Grange, Élise et les nouveaux partisans (Delcourt, París, 2021), fue anulada debido a la expresión “apartheid israelí” usada en el epílogo de la obra. Lejos de ser un hecho aislado, este tipo de censura no es rara cuando se cuestiona la política de Tel Aviv.

El pasado 2 de febrero, el Foro Einstein, ubicado en Potsdam, cerca de Berlín, proponía un encuentro con tres autores: la ensayista alemana Charlotte Wiedemann y dos académicos israelíes, el politólogo Bashir Bashir y el historiador Amos Golberg, sobre el tema “Comprender el sufrimiento de los otros. El Holocausto, la Nakba y la memoria cultural alemana”. Los tres son autores de obras sobre el tema.

Inicialmente prevista para el 9 de noviembre en el Instituto Goethe de Tel Aviv y organizada con la Fundación Rosa Luxemburgo, asociada al partido de izquierda Die Linke, esta muestra fue anulada debido a las presiones del ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, del embajador de Israel en Alemania, Ron Prosor, del Memorial de Yad Vashem en Jerusalén y de la Asociación germano- israelí. La elección como fecha del 9 de noviembre, día en el que en 1938 se llevó a cabo el pogromo conocido como “La noche de los cristales rotos” en la Alemania nazi, se consideró una provocación. Según el diario Haaretz, el ministro de Relaciones Exteriores israelí dijo estar “conmocionado e indignado por la cínica y manipuladora intención de crear un vínculo [entre el Holocausto y la Nakba] con el único fin de manchar a Israel” (8 de noviembre de 2022). La posposición del encuentro al 13 de noviembre, inmediatamente propuesta por las instituciones organizadoras, no calmó los ánimos. Esta vez, fue el gobierno israelí quien pidió que se anule la conferencia. Ante las amenazas de la organización estudiantil de extrema derecha Im Tirtzu, el Instituto Goethe prefirió anular el encuentro. Desinvitada, Wiedemann se sorprendió de la rapidez con la cual las autoridades alemanas cedieron ante las presiones israelíes. La ensayista vio allí “una prueba sobre la forma en que Alemania reacciona a la derechización del clima político tras las elecciones [en Israel]. Y en lo que respecta a la defensa de los valores democráticos –estima– Alemania no pasó la prueba”.

La indignación suscitada por el tema de la conferencia, que debía llevarse a cabo luego de las elecciones israelíes, podía interpretarse como una distracción en momentos en que Benjamin Netanyahu y su partido de derecha dura, el Likud, vencían gracias a una alianza con la extrema derecha religiosa. En su conjunto, la prensa alemana alimentó el escándalo, acordándole finalmente más atención que al resultado del escrutinio israelí. Es lo que subrayó la directora del Foro Einstein, Susan Neiman, en la inauguración del encuentro del 2 de febrero que impulsó desde el anuncio de su anulación en Tel Aviv, tres meses antes. La filósofa afirma seguir al pie de la letra los preceptos de quien da su nombre al instituto en materia de respeto a la libertad de expresión, con el riesgo de exponerse al defender el derecho a la crítica de la política de Israel en Alemania. Un derecho cuestionado por nuevas disposiciones, como sugieren varios acontecimientos.

El primero de estos acontecimientos se remonta al 26 de abril de 2018. En el marco de un recrudecimiento del antisemitismo, el Bundestag (Parlamento) adopta ese mismo día una declaración estipulando que “el derecho a la existencia del Estado de Israel forma parte de la razón de Estado alemana”. El parlamento alemán asocia entonces de facto la lucha contra el antisemitismo a la defensa de Israel. Un año después, el 17 de marzo de 2019, una resolución de los diputados alemanes condenaba la campaña de boicot, desinversión y sanciones (BDS) y la declaraba de naturaleza antisemita. El llamado a boicotear los productos israelíes, así como los intercambios universitarios, culturales o deportivos con el fin de incitar a Israel a respetar el derecho internacional respecto de las colonias judías en los territorios palestinos conducía, según el Bundestag, a la estigmatización generalizada de los ciudadanos israelíes y de las personas de confesión judía. Los parlamentarios decidieron además privar de subvenciones a las instituciones y a los proyectos culturales que apoyaran la campaña.

Vuelco ideológico

Pero más aun que la resolución misma, la identidad de las fuerzas políticas que la apoyan da una idea del vuelco ideológico que se está produciendo en el paisaje alemán. En efecto, ese voto del Bundestag se produjo tras una propuesta de la Alianza para Alemania (AfD), el partido de extrema derecha (...)

Artículo completo: 2 493 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de abril 2023
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Sonia Combe

Historiadora. Autora de La Loyauté à tout prix. Les floués du “socialisme réel”, Le Bord de l’eau, Lormont, 2019.

Compartir este artículo