En kioscos: Mayo 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Teatro

Actuar para la clase obrera

A principios de la década de 1930, unos grupos de teatro aficionado practicaron este arte al servicio de la lucha revolucionaria. El Grupo Octubre, con textos vigorizantes e intrépidos firmados por Jacques Prévert, uno de sus pilares, reinventó la “agitprop”. Fue una compañía de leyenda prácticamente olvidada hoy.

“Desconfiad… desconfiad… desconfiad / El capital es duro, astuto, hipócrita…/ Os pasará la mano por el lomo/ Para poneros mejor la soga al cuello” (1). Son palabras de Jacques Prévert. Un Prévert distinto del escritor sentimental al que con frecuencia se le reduce. En ocasiones, el teatro se despoja de su parafernalia burguesa y se acerca a los espacios frecuentados por el “pueblo”, para hablar a cuanta más gente mejor de la lucha de clases, la revolución, la posibilidad de un futuro mejor (2). Es lo que entre 1932 y 1936 hizo en Francia el Grupo Octubre.

Tras el crac bursátil de 1929, la crisis golpea a toda Europa. Desde 1931, en Francia, las fábricas cierran, los salarios caen, la miseria aumenta, los derechos sociales son inexistentes. Para algunos, el teatro se convierte en un instrumento de lucha. En 1932 abundan las compañías de aficionados. En numerosas ciudades o mediante asociaciones gremiales, los trabajadores se reúnen, ensayan y actúan. Estas compañías, agrupadas en la Federación de Teatro Obrero de Francia (FTOF), nacida en 1931 e impulsada en particular por Léon Moussinac, se ponen al servicio de las organizaciones revolucionarias –el Partido Comunista Francés (PCF) y la Confederación General del Trabajo Unitaria (CGTU)– al entender que su trabajo es un medio de emancipación.

En la FTOF, algunos actores aficionados parisinos del “grupo de choque” Prémices quieren ir más lejos y hacer teatro de “agitprop” (de la contracción de los términos en ruso “agitación” y “propaganda”) representando, allí donde sea posible, textos anclados en la actualidad. Pero necesitan un autor. Moussinac les habla de un “chico muy divertido, que promete y que se llama Jacques Prévert” (3). Prévert tiene 32 años, ha abandonado a los surrealistas de la banda de André Breton y solo ha publicado algunos textos. Pero ha firmado en la revista La Scène Ouvrière un artículo que concluye así: “Para los proletarios no hay teatro. En cuanto se presenta a un obrero o un campesino en un escenario francés, es para ridiculizarlo o para mostrarlo rebelde en el primer acto, más reflexivo en el segundo, más tranquilo y traicionando a su clase en el tercero. No es momento de dormirse, hay que criticar rápido, decir ‘no’. Ahora o nunca: es hora de hacer nuestro propio teatro”. Todos estos jóvenes, los disidentes de Prémices y Jacques Prévert, se citan en abril de 1932. Lazare Fuchsmann, Jean Loubes, Raymond Bussières y Arlette Besset, a partir de una idea de esta última, le encargan un sketch sobre la prensa para las próximas elecciones legislativas. Una semana después, Prévert les entrega el texto solicitado. Vive la presse fustiga los vínculos entre el poder –político, religioso, económico– y los medios de comunicación. La bufonada destila comentarios mordaces y termina con un coro hablado. Los “comanditarios” están encantados, es justo el tono que están buscando. Prévert no quiere ser solo autor: también quiere participar. Trae consigo a compañeros como Marcel Duhamel, futuro fundador de la colección de novela negra Série Noire de la editorial Gallimard, o Paul Grimault, que más tarde firmaría con el poeta la película de animación La Bergère et le Ramoneur. Acaba de nacer un nuevo grupo de teatro. En homenaje a la Revolución rusa de 1917, se bautizan como Grupo Octubre, “para que no haya lugar a dudas”, como dice Bussières.

Blancos privilegiados

Vive la presse es representada a partir del 25 de abril en los suburbios parisinos ante obreros de la construcción en huelga. El estilo del Grupo Octubre se consolida. A finales de mayo de 1932, pone en (...)

Artículo completo: 2 057 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de mayo 2023
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Nicolas Beauvillain

Compartir este artículo