En kioscos: Mayo 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Los objetivos de Hamas e Israel en el escenario de la guerra

El engranaje bélico

Al lanzar desde Gaza un ataque militar sorpresivo de gran amplitud en suelo israelí, durante la madrugada del 7 de octubre, Hamas provocó una respuesta devastadora para las poblaciones civiles y las infraestructuras del enclave. Si bien se atribuye actualmente el rol de paladín de la resistencia palestina, los abusos cometidos durante su ofensiva hipotecan su futuro político.

JPEG - 278.1 kio

“Hoy Medio Oriente está más tranquilo de lo que ha estado en veinte años.” El 29 de septiembre, al participar en la conferencia anual del sitio The Atlantic (1), Jake Sullivan, consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, quiso ver en la normalización de la relación entre Israel y varios países árabes una señal de apaciguamiento en la región. ¿Más tranquilo? Esa misma semana, sin embargo, varios enfrentamientos opusieron en la frontera de Gaza a las fuerzas de seguridad israelíes y palestinos que habían ido a proclamar su derecho a retornar a la tierra de sus ancestros, recordando las “Marchas del Retorno” de 2018 y 2019, durante las cuales 200 manifestantes perdieron la vida bajo las balas de los francotiradores israelíes. ¿Más tranquilo, de verdad? El 26 de septiembre, el coordinador especial para el proceso de paz en Medio Oriente, Tor Wennesland, informó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la continuación ilegal, en virtud del derecho internacional, de la colonización en Cisjordania y en Jerusalén Este. Un informe realizado a fines del mes de agosto por varias organizaciones israelíes de defensa de los derechos humanos apunta por su lado a la persistencia de la violencia en los territorios ocupados: entre el 1° de enero y fines de agosto, 220 palestinos fueron asesinados allí por el ejército de Tel Aviv o por los colonos (2). Por lo visto, nade de esto parece conmover mucho a Sullivan. Después de todo, como lo afirma una noukta (“broma”) que se escucha a menudo en el mundo árabe, sólo se considera preocupante la situación en Medio Oriente cuando los palestinos no son los únicos en sufrir violencias.

Una semana más tarde, la situación cambió de forma dramática. El “Diluvio de Al Aqsa” –nombre en clave del ataque sorpresa llevado a cabo en Israel el 7 de octubre por diferentes organizaciones armadas palestinas bajo la égida de Hamas y de su rama militar, las brigadas Izz Al-Din Al-Qassam– hizo que la región ingresara en una era de gran incertidumbre. El alto número de víctimas israelíes (1.400 muertos, entre ellos varios cientos de civiles masacrados); la magnitud del trauma en el seno de la población, gran parte de la cual considera al gobierno de Benjamin Netanyahu responsable del desastre; la radical respuesta de Tel Aviv, que inmediatamente puso en marcha la operación “Espada de Hierro”, una campaña de bombardeos aéreos masivos que provocaron –según un recuento que llega al 23 de octubre– más de 5.000 muertos y miles de heridos civiles, tornan imposible cualquier retorno a la situación previa.

¿Por qué el ataque?

Buscar una explicación no es justificar: ¿por qué Hamas y sus aliados provocaron entonces este ataque, si no podían ignorar que generaría una respuesta tan devastadora para la población civil del enclave? Como lo destaca la investigadora Sophie Pommier, la estrategia del partido islamista busca, en primer lugar, responder al mantenimiento del bloqueo impuesto a Gaza desde 2007 por parte de Israel, pero también por parte de Egipto (3). Otro motivo invocado por el jefe del ala política de Hamas (4): el empeoramiento de la política de ocupación y de colonización, el aumento de incidentes en la Explanada de las Mezquitas, así como las incesantes provocaciones de Itamar Ben-Gvir, ministro israelí de Seguridad Interior, que endureció las condiciones de detención de unos seis mil prisioneros palestinos. El ataque por parte de colonos al pueblo palestino de Huwara en Cisjordania, el pasado 26 de febrero, marcó mucho a los palestinos de Gaza, convenciendo a muchos de (...)

Artículo completo: 2 027 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de noviembre 2023
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Akram Belkaïd

De la redacción de Le Monde Diplomatique, París.

Compartir este artículo