En kioscos: Junio 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

ONU entre negociaciones y crisis

Una “cumbre del futuro”, ¿para qué?

Mientras las guerras de Ucrania y Gaza paralizan al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, los diplomáticos siguen negociando importantes tratados en el seno de la organización mundial. Para el Secretario General Antonio Guterres, que organiza una Cumbre del Futuro a desarrollarse en septiembre próximo, habrá que elegir entre “el derrumbe o el relanzamiento” de la cooperación internacional.

Los embajadores y diplomáticos en funciones en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) pueden estar de acuerdo en que esta institución necesitaría reformas profundas para enfrentar los desafíos planetarios, desde el cambio climático hasta la regulación de la inteligencia artificial (IA Sin embargo, las tensiones políticas dificultan alcanzar un acuerdo sobre cualquier reforma. La Cumbre del Futuro, que reunirá a los líderes mundiales el próximo septiembre, en Nueva York, pretende reparar ciertas fallas, pero existe el riesgo de que las negociaciones acentúen las divisiones que debería remediar.

La Cumbre del Futuro es fruto de las meditaciones del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres. El ex primer ministro portugués suele hacer gala de un fresco espíritu crítico respecto de la organización que dirige. La considera ineficaz y desfasada respecto de la evolución de la ciencia y la economía mundial. Está convencido de que la ONU no debe limitarse a reaccionar ante las crisis de manera puntual, sino que debe contribuir también, de manera concreta, a convertir al planeta en habitable para las generaciones futuras. En 2021, esbozó esta visión en un informe titulado “Nuestro Programa Común” (1), en el que refleja que esperaba que la pandemia de Covid-19 fomentara a la cooperación global en áreas como la salud, la inteligencia artificial (IA) o la exploración espacial. Manifestaba sus deseos de que hubiera una cumbre especial para colmar estas lagunas y “forjar un nuevo consenso mundial sobre cómo debería ser nuestro futuro y respecto de los medios que podemos desplegar hoy en día para hacerlo advenir”.

Ningún programa común

Si Guterres realmente contaba con la pandemia para que los dirigentes del planeta no miraran para otro lado, los acontecimientos que se produjeron después frustraron sus expectativas. Tras la agresión rusa a Ucrania, el Consejo de Seguridad y la Asamblea General de la ONU se enzarzaron en disputas sin fin (2). “El sistema multilateral está sometido a una tensión enorme, como nunca la hubo desde la creación de las Naciones Unidas”, advertía el secretario general el 23 de abril de 2023. El asalto de Hamás del 7 de octubre y la posterior guerra total de Israel contra Gaza acentuaron las fracturas entre los gobiernos occidentales y los no occidentales. A fines de 2023, los diplomáticos árabes se preguntaban cómo podía la ONU organizar una “cumbre del futuro” mientras el futuro de los niños palestinos desaparecía bajo las bombas.

Absorbidos por estas crisis geopolíticas sin precedentes desde 1945, los diplomáticos apenas mostraron interés por las visiones de Guterres, pero no dejaron de ocuparse de la preparación de la Cumbre. Alemania y Namibia se encargaron de su organización y propusieron un proponer un pacto preliminar (“Nuestro Programa Común”) que destaca la cooperación científica y tecnológica. A mediados de mayo, una nueva versión del documento, más espinosa y decisiva, quedó a plena luz, como base para las negociaciones previstas (3). En efecto, para muchos Estados las visiones a largo plazo del secretario general no tienen mucho peso frente a sus propias preocupaciones económicas y de seguridad más inmediatas.

Para muchos países en vías de desarrollo del Sur Global. la reforma del sistema económico internacional es crucial. Alrededor de setenta Estados –más de un tercio de los miembros de la ONU– enfrentan actualmente niveles de endeudamiento insostenibles. Las repercusiones del Covid-19, de la guerra de Rusia contra Ucrania y las catástrofes relacionadas con el calentamiento climático precipitaron a estos países pobres a la agonía de la insolvencia. Para sus representantes en Nueva York, lo mejor que pueden esperar de la Cumbre del Futuro es que Estados Unidos, Europa y las demás naciones ricas se pongan de acuerdo sobre una reforma de las políticas de préstamo del (…)

Artículo completo: 2 008 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de junio 2024
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Richard Gowan

Compartir este artículo