Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Comandante José Miguel: los derechos se toman, no se piden ni se mendigan. Por Enrique Villanueva
- Consideraciones ideológicas en torno al giro a la derecha. Por Alex Ibarra
- Vapor de cocimiento y divagaciones por Emanuel Garrison

- Sumario completo



Página de inicio

Alabado, seas, mi Señor. Por Adio Velásquez Vera

Este es el nombre con que se a dado a la luz la Nueva Encíclica del Papa Francisco. ¡Bienvenida la Encíclica!. Hay CUATRO aspectos que considerar en el acto de comunicación urbi et orbi.

El Primero, que sea una Encíclica que se refiere a la Ecología, la protección del Medio Ambiente y señalar que el Planeta es nuestra " casa común" y hay que protegerla, cuidarla.

El Segundo es la referencia a San Francisco de Asis, dejando establecido que la Iglesia debió haberlo escuchado oportunamente, más allá de Juan XXIII que hace una ligera mención en su Encíclica Pacem in Terris y haber asumido la batalla contra la destrucción y depredación de la naturaleza.

El Tercero es el lugar en que se hace la presentación. Ya no es en la sala de Prensa, un espacio pequeño, sino en la sala del Sínodo, donde se reúnen los obispos del mundo y otras personas. Se quiere dar la señal que se acaban los espacios del "secretismo".

El Cuarto aspecto consiste en que sea el Cardenal Peter Turkson quien haga la introducción. El Cardenal Turkson estuvo en Chile en un congreso de la USEC (Unión social de empresarios católicos en Chile). Este cardenal, pudo haber sido el PRIMER PAPA NEGRO Y AFRICANO y solo fue vencido por el Papa Francisco. La imagen de ser africano es poner en el tapete, la pobreza, la explotación, el abuso contra ese continente y nos llama, no solo a los católicos, sino a todos los seres humanos, a NO OLVIDARNOS de éllos.

Nos recuerda esta Encíclica que quienes están sufriendo de manera inmisericorde la actual crisis, son los más pobres, como siempre. Se les roba su cultura, los bienes de la naturaleza, su dignidad, el futuro. Se genera inequidad y se genera enormes bolsones de desigualdad.

Los responsables de esta calamidad son designados. La política, la tecnología, y las finanzas aparecen como depredadores del medio ambiente y generadores de la pobreza". Más adelante acusa: "a la política y a las empresas de no estar a la altura de los desafíos mundiales ".. " La Tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquerías ", denunciando además los estragos del capitalismo salvaje. En esta misma línea, ya lo había hecho antes Benedicto XVI, quien llama a « eliminar las causas estructurales de las disfunciones de la economía mundial y corregir los modelos de crecimiento que parecen incapaces de garantizar el respeto del medio ambiente ».Antes lo habían hecho dicho Paulo VI y Juan Pablo II, pero no con toda la fuerza de este Papa, que ya generado debate internacional, con pronunciamiento del Secretario General de las Naciones Unidas, entre otros.

Esta realidad mundial la vivimos en Chile. Escasez de agua en el norte, pero algunos empresarios, que han sido premiado con las concesiones, disfrutan de éllas, sin recordar el derecho de los demás y el agua, siendo un bien nacional está privatizado. Hay pueblo con sequías permanente. Más de 1.000 toneladas anuales de basura se arrojan al mar en Chile. La contaminación de las aguas, rios y mares se están convirtiendo en el pan de cada día. Hay verdaderos ghettos donde se han construido edificios de Departamentos, sin un miserable espacio para que los niños puedan jugar o hacer vida comunitaria. Por eso, como dijo alguien antes que yo. "No basta con rezar"... es tarea de todos ponerle atajo y defender a la naturaleza y al planeta, que es el único lugar que tenemos para vivir... Como dice el Papa Francisco, estamos llamados a hacer “ una revolución cultural que postule un nuevo modelo de desarrollo, basado en la sobriedad y la solidaridad “ y a combatir “la corrupción”. ¡¡¡los que vendrán se lo merecen!!!

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.