Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- La constitución de 1980. Por Teruel A. Carrasco, LL.B.
- Los errores de la polémica eliminación de la filosofía. Por Alex Ibarra
- En recuerdo de los que lucharon por la libertad de Chile. Por Enrique Villanueva

- Sumario completo



Página de inicio

Alcaldesa Matthei cierra el Centro Comunitario y Biblioteca Bellavista. Por Alfonso Martínez

Matthei cierra el Centro Comunitario y Biblioteca Bellavista y lo destina a Coworking, de la mano de la ex jefa de la División de Promoción y Protección Social del pasado Gobierno de Piñera.

(JPEG) Los vecinos del Barrio Bellavista nos encontramos movilizados ante la decisión de Rocío Brizuela, Directora de Desarrollo Comunitario (DIDECO) de la Municipalidad de Providencia, ex jefa de la División de Promoción y Protección Social del pasado Gobierno de Piñera, quien nos impuso a los vecinos del barrio Bellavista el cierre de nuestro Centro Comunitario que se nos entregó hace apenas 3 años atrás, por el mismo municipio de Providencia.

http://www.plataformaurbana.cl/archive/2013/09/05/nuevo-cafe-literario-del-barrio-bellavista-abre-en-octubre/

Este último se había consolidado como un espacio cultural y de vida de barrio Bellavista del que se sentían orgullosos todos sus vecinos, entre ellos los jóvenes de las Universidades instaladas allí que lo ocupaban como un espacio de estudio, mientras convivían con los vecinos que hacían uso de su biblioteca; o participaban de su ludoteca; charlas culturales, cine, lo que había dado cuerpo a un tejido social que había fortalecido la vida del barrio cultural más emblemático de la comuna, donde jóvenes, adultos y familias se encontraban en el día a día.

El Centro Comunitario Bellavista durante el último año pasó de depender del Sistema de Bibliotecas Públicas de Providencia a Organizaciones Comunitarias y finalmente a la Dirección de Desarrollo Económico (DIDECO), lo que se tradujo en una deriva y luego en el más absoluto abandono de parte de las autoridades de la comuna. Si sobrevivió, fue gracias a que estuvo a cargo de ocho jóvenes profesionales, entre ellos una Antropóloga, una bibliotecóloga, dos licenciados en Literatura uno de ellos con estudios de Magister, otro licenciado en Historia, etc. todos ellos contratados a honorarios por el municipio, condición que no fue un impedimento para que se les destinara a puestos de dirección, donde dieron lo mejor de sí para construir y mantener un espacio cultural y comunitario que hacía sentir orgullosos a los vecinos del Barrio Bellavista.

Tanto es así, que es la sede del sistema de bibliotecas que tiene los mejores índices estadísticos durante este año 2017. Sin embargo, a fines de noviembre el Municipio de Providencia les notificó que prescindiría de sus servicios, ya que este espacio sería transformado en un Coworking a cargo de Gonzalo Mena, un funcionario parte de las personas de confianza de la nueva dirección, sin profesión, pero con experiencia en emprendimientos económicos, como si el objetivo del municipio fuera promover los negocios y no la vida comunitaria en el municipio.

¿Por qué despedir a funcionarios donde el municipio ha invertido años en su formación? Esta pregunta ronda entre los vecinos de Bellavista, a los que les resulta incomprensible las razones que ha tenido Rocío Brizuela, para lanzar a la calle a funcionarios que fueron parte de políticas que son consideradas columna vertebral de la comuna, como son las que tienen que ver con la cultura y el trabajo de barrio.

Vale precisar que la formación y trabajo de estos funcionarios es pagada con recursos del municipio, es decir, de los vecinos de Providencia, de allí que su experiencia en crear lazos de confianza con los vecinos, apoyarlos en sus emprendimientos sociales y comunitarios (Huertos medicinales, Ludoteca, talleres de Yoga, etc. ) han tenido como resultado mejorar la calidad de vida de ellos, y de pasó dar forma a un valioso capital del municipio de Providencia, al dotar de contenido las políticas del municipio hacia los vecinos. Por lo mismo no puede ser desechado de un día para el otro porque la actual Directora de DIDECO encuentra que el espacio del que disponíamos los vecinos de Bellavista ya no es necesario por su decisión de destinarlo a Coworking.

El Centro Comunitario Bellavista no es el único espacio en peligro, también lo están Juventud Providencia y el Centro Cultural Montecarmelo pronto a ser cerrado para ser remodelado y que correría el mismo destino de ser mercantilizado. Ante la pregunta si el Barrio Bellavista debe tener más de un espacio cultural del municipio, la respuesta es: claro que sí y ello se ha comprobado al pasar los años por los funcionarios que tuvieron a cargo el Centro Comunitario Bellavista, ubicado en calle Constitución, que se fue transformando a diferencia del Montecarmelo en un espacio escogido por muchos jóvenes que concurren a las universidades cercanas a él, quienes cruzan diálogos de encuentro con el barrio, algo difícil de comprender por autoridades que les resulta indiferente la experiencia de años de los funcionarios a cargo del mismo. Por estos días los alumnos de la Escuela de Derecho de la U. de Chile que se consideran vecinos del barrio levantan una cruzada de solidaridad para impedir el nuevo destino y la razón es muy simple, ellos sienten que en parte el Centro Comunitario Bellavista les pertenece. https://www.facebook.com/No-al-cierre-del-Centro-Comunitario-157237391578762/

¿Dónde debe estar el municipio: Emprendimientos sociales y comunitarios o Coworking?

El cierre del Centro Comunitario Bellavista abre la discusión de la amenaza para los vecinos de Providencia que encierran las decisiones de Matthei de imponer que varios de los espacios comunitarios sean transformados en espacios para el fomento de los negocios, que son en definitiva los coworking, tal como ya ocurrió con el enorme Infante 1415 que se hizo a pesar que a dos casas se encontraba Edge Cowork un emprendimiento de coworking privado, y a un par de cuadras la empresa de innovación IF, otro mega espacio privado en Providencia dedicado a los emprendimientos económicos, entre ellos: Stgo Makerspace , Milm2, Social Lab, etc.

Si la decisión de Rocío Brizuela, directora de DIDECO y mano derecha de Mathei es que el municipio multiplique los coworking en Providencia, los vecinos opinamos que no debe hacerlo a costa de los escasos espacios para los vecinos que posee el municipio y que en este caso corresponde a un inmueble donado por Bienes Nacionales justamente para actividades recreativas y deportivas en beneficio de nosotros los vecinos del barrio Bellavista.

Alfonso Martínez, miembro Talleres Tercera Edad, Barrio Bellavista.

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.