Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Ocupar y autogestionar para avanzar: Producción social del hábitat y el movimiento de pobladores. Por Henry Renna Gallano
- Piñera, un miope tercermundista que contradice las prácticas de los líderes de las economías desarrolladas. Por Pablo Fernando González
- “Yo nunca he sido marxista…” Por Eduardo Valenzuela

- Sumario completo



Página de inicio

Alessandro Kokocinski, una libertad alcanzada con el arte. Por Magdalena Arqueros Valer

Lo imprescindible de ser libre, es llegar a serlo y eso es lo que el artista Koko diminutivo de Alessandro Kokocinski ha podido lograr con su Arte. Determinantes han sido en su existencia sus innumerables viajes aquellos que hubieron hospedado esa libertad por encima del hecho sobrellevado de experiencias dolorosas, pero en fin tomándolas como enriquecedoras, las cuyas situaciones probadas ya en pasado por sus padres en el continuo emigrar y sus constantes desplazamientos por Europa y Sudamérica. Nació en Porto Recanati 1948 provincia de Macerata, Italia. De padre ruso judío y madre polaca quiénes se conocen sin dejarse jamás… ¿Eso es la belleza del verdadero Amor? Contrayendo matrimonio en Italia, tierra adonde fueron acogidos y adonde nacerá Alessandro. Llegará otra partida, será aquél viaje cuando embarcarán destino a Argentina. En la capital permanecerán breve tiempo, ya que seguidamente se trasladaràan hacia la frontera con el Brasil. Allí viven y se relacionan con la tribu guaraní. Un hermoso recuerdo que conserva perenemente Alessandro la amistad de sus amiguitos indígenas, relación preciosa para él.

Regresarán nuevamente a Buenos Aires, ahí Kokocinski abandonará la escuela para en 1960 formar parte del Circo, girando por toda Sudamérica junto a artistas como Popov. Imágenes qué invariablemente permanecerán en la memoria del artista evocadas sin alejarlas de ese mundo circense, vivencias maravillosas impregnarán sus pinceles y espátulas otorgando la sensación dimensional del pasado puesto en relieve casi condensando el aire ensoñado para verterles en visiones reales. El destino ya había trazado el camino y en 1966 trabaja como escenógrafo teatral en la capital argentina, allí conoce a una notable actriz bonaerense, Prudencia Molero la esposará en Chile. Ya presentes eran los movimientos de revolución, esos del general Juan Carlos Onganía (1966 al 1970). Entre estos años define su verdadero ideal de combatiente político, en la lucha contra las dictaduras argentinas, atravesaría así esa majestuosa cordillera Los Andes, donde caen copos de nieve blanqueando su eternizar, es así perenne sus propios ideales. Apoyá (1969) la campaña del candidato socialista a presidente de Chile Salvador Allende posteriormente el fatídico golpe de estado 1973 del General Augusto Pinochet Ugarte, el pintor desplegará diseño satírico Es un autodidacto de excelencia así sus manos esquinzaran trazos de denuncia política.

Es Rafael Alberti que lo llama a Italia y que después le proporciona su estudio en trastevere y su primera muestra, pero es en Londres primeramente que lo seña como gran artista. Así sus amigos, Carlo Levi, Vittorio Gassman, Alberto Moravia, Passolini le brindan su acogencia Es la política que lo guia abriéndole su camino para ser libre, dicho pasaje a la libertad es el arte abrazándole este como ritual esencial de vida.

Roma le tributa bellamente este honor a Alessandro Kokoniscki, koko en su exhibición en el Palacio Cipolla, privilegio para los más connotados expositores, reciproco hacia los romanos en cuanto a admirar los cuadros de este guerrero pintor italiano, ruso, polaco, argentino judío y quizás mucho más chileno, pues su hija Maya Kokocinski Molero ella pintora notable nacida en esta larga nación chilena. La dimensión del artista en formatos grandes pequeños como él ha elegido y precisa, es así como también utiliza técnica mixta, el género es la trasparencia aplicada sobre óleo, es un artista que experimenta materiales como greda, genero, vidrio resina, elementos como una bicicleta real, expuesta a la entrada. Una muestra muy curada, elegante que cataloga al artista de buscar realizar lo mejor para un público que lo sigue desde distintos lugares, así de pueblos alrededor de Roma donde ha residido como Anticoli Corrado, Labro Umbría, Viterbo, Toscana, o países como Argentina, Chile, Brasil etc.

1986 viaja y expone en el Oriente Tailandia China Hong Kong después Alemania, e importantes museos y galerías desde la Argentina Chile y Sudamérica y más el ambiente artístico romano de la capital. Como no adorar la pintura de este artista con su voz pausada que nos regocija el gozo apreciable hacia la libertad. Esa libertad que no tiene precio y que quizás se nos aleja sin palparla.

En Roma conoce a la actriz Lina Sastri cantante napolitana, donde concreta escenografías teatrales. Ha incursionado en el diseño, escenografías teatrales, escultura en vidrio resina, pintura al óleo, pintura y esculturas fusionadas.

Tocantes son los bocetos por las madres de los desaparecidos o aquella trasfiguración de un cristo martirizado

Su pintura es ir dejando la huella de la espátula como un gran pliegue, posada sobre la otra agregación hasta adjuntar los pensamientos y unir los sentimientos, como si fuesen manos que quieren ahuyentar tapar los sufrientes consistiendo espacios para ascender a la libertad. El color delicado, refinado, pero decidido formando una composición expresiva de formas y fondos casi unísono resurgen de aquellas texturas como surcos de tierra que se abren para dejar escapar pulchinelas, arlequines, alas es la necesidad gozosa de Kokocinski de libertad de no olvidar holocaustos, persecuciones, torturas y el aniquilamiento del ser humano. Es así como en sus primeros años en Chile realizó caricaturas, dibujos que demuestran su destreza con aquel lápiz que habla y denuncia, omitidas voces sigilosas que comunicarán con su arte en la secuencia de dictaduras regentes en américa latina. Su destreza es un talento precioso y su escuela es ser autodidacta. Porqué Alessandro Kokocinski es nato como artista y guerrero es un combatiente de luchas, su entrega a la pintura lo ha hecho libre… y nosotros al admirar sus pinturas nos contagiamos de querer abrir las alas semejantes a sus personajes y poder gozar de ser libres como él. Homenaje a este gran trotamundos adonde la pintura y las luchas las vivió con libertad. (murió 12 de diciembre 2017, Italia.)

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.