Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Académica María Emilia Tijoux critica el racismo en Chile
- Los que se friegan con el quiebre de la Mesa del Sector Público por Carlos Arrué
- Instituciones. Por Pablo Salvat Bologna

- Sumario completo



Página de inicio

Apoyo y solidaridad plenas con las luchas de los compañeros y compañeras en la provincia de Petorca en Chile

En el marco del Foro Alternativo Mundial del Agua, realizado del 17 al 22 de marzo en la ciudad de Brasilia, en Brasil, miles de personas de más de 30 países del mundo, hemos escuchado el testimonio de lucha y también de criminalización de los compañeros y compañeras de MODATIMA, en la Provincia de Petorca, Chile.

Miles también fueron los sentimientos expresados de indignación, solidaridad y apoyo a su resistencia a la campaña de persecución, juicios, amenazas de muerte y la actual campaña mediática de desinformación y tergiversación de esta lucha.

Esta lucha reclama el agua para las comunidades de la región y no para el lucro y los negocios de empresarios y políticos que desde la institucionalidad del poder pretende confrontar a sectores empobrecidos de la población con los defensores y defensoras por el derecho humano al agua.

El agua como primera condición para el vivir bien de los pueblos en Petorca, les ha sido arrebatada por el lucrativo agronegocio de la palta (aguacate). Se ha perdido la agricultura familiar y la crisis del agua es severa, pues se han secado los ríos y los pozos. Conocedores de una publicación de un medio escrito de circulación en la República de Chile en estos días, las organizaciones que firmamos al pie de este documento, queremos expresar lo siguiente:

1. Repudiamos la desinformación de ese medio de comunicación que al mismo tiempo se convierte en una amenaza a los principales voceros y voceras y activistas de MODATIMA, como Verónica Vilches y Rodrigo Mundaca, entre otras personas del movimiento.

2. Denunciamos y nos comprometemos a compartir e informar a las organizaciones sociales, organismos de DD.HH., a las organizaciones ambientalistas, las instituciones académicas y sindicales y a los gobiernos de nuestros países sobre la grave situación que viven nuestros hermanos y hermanas de MODATIMA, la persecución, las amenazas de muerte y la criminalización de esta lucha.

3. Hemos tenido el privilegio de conocer el camino recorrido por las compañeras y compañeros, su lucha tiene un profundo contenido humano y es un ejemplo de resistencia y dignidad para los pueblos del mundo.

4. Nos declaramos en observación permanente, vigilando y protegiendo a estas dignas gentes, que desde la sencillez de su vida cotidiana, han demostrado que son capaces de enfrentar, así sea con mucho esfuerzo y sacrificio, a los poderes económicos y políticos que solo buscan destruir nuestros territorios, así sea a costa de sembrar angustia, zozobra y muerte.

5. Apoyamos a MODATIMA en sus acciones para defender a vida de las defensoras y defensores, a la gente sencilla y trabajadora de Petorca que se resiste a la privatización de sus fuentes de agua.

Las organizaciones abajo firmantes, responderemos con la lucha que seguirá sembrando esperanza, alegría y dignidad. ¡Nuestra lucha es por la Vida!

Brasilia, Brasil, a los 22 días del mes de marzo del 2018

Fundación Abril, Bolivia ● Blue Planet Project, Canadá ● Council of Canadians, Canadá ● Sindicato de Trabajadores de Acuavalle, Colombia ● Penca de Sábila, Colombia ● ECOFONDO, Colombia ● ACUA, El Salvador ● Foro del Agua, El Salvador ● Agua Para Todos, México ● Coalición de Organizaciones Mexicanas por el Derecho al Agua - COMDA, México ● Federación Nacional de Trabajadores del Agua Potable, Perú ● Food & Water Watch, Estados Unidos ● Federación de Funcionarios de Obras del Estado, Uruguay ● Comisión Nacional en Defensa del Agua y de la Vida, Uruguay ● Internacional de Servicios Públicos de las Américas

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.