Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Arauco tiene una pena de Violeta Parra dibujado por Federica Matta
- Una lucha no acabada
- La diplomacia de los aviones de combate

- Sumario completo diciembre de 2018





Sobre el autor

Olivier Cyran
Periodista. Coautor con Julien Brygo del libro Boulots de merde! Du cireur au trader. Enquête sur l’utilité et la nuisance sociales des métiers, La Découverte Poche, París, 2018.
plus...



Página de inicio >> Diciembre de 2018

Nueva Orleans después del huracán Katrina
Cómo matar a una ciudad

por  Olivier Cyran

En un barrio en proceso de gentrificación, hasta el lugar más anodino puede aparecer de repente como una curiosidad, y hasta como un centro de resistencia. En la Freret Street, en Nueva Orleans, una barbería desempeña ese rol. Se abrió en 1974, en una época en la que un visitante blanco perdido en esta calle hubiera salido corriendo; la Dennis Barber Shop es hoy el “último vestigio de una comunidad desaparecida”, como dice su patrón, Dennis Sigur, quien, a pesar de su respetable edad, sigue haciendo una jornada de quince horas. A su izquierda, un salón de peluquería canina ofrece enjabonar a tu perro por 50 dólares. Enfrente, a algunos metros de un bar de vinos franceses y un instituto de belleza, una escuela de yoga ofrece una “reducción del estrés” y “tranquilidad mental” por 150 dólares por mes. Un poco más arriba, en la esquina de Jefferson Avenue, un café Starbucks se instaló a fines de 2017. “Ya no me hallo. Casi todos mis antiguos clientes dejaron el barrio. Afortunadamente, muchos siguen viniendo, a veces desde muy lejos. Este lugar es un punto de encuentro para ellos, un poco como un bar de habitués, pero sin el alcohol”, suspira Sigur.

Hace unos quince años, Freret Street y sus alrededores formaban un barrio casi exclusivamente negro, al igual que gran parte de la ciudad. La proporción de afroamericanos en Nueva Orleans cayó del 67% en 2005 al 59% en 2013; una tendencia que va en aumento. En su gran mayoría pobres, los “nativos”, así se autodenominan a veces, no sin cierta ironía –también es una manera de revindicar la sorprendente huella cultural que dejaron grabada en el alma de su ciudad−, regresan a las afueras o aún más lejos, expulsados por la afluencia de una población blanca, joven y con dinero, que hizo que los precios se dispararan. En algunos años, los barrios históricamente negros y populares como Bywater, Marigny, el 7° Ward o Freret, se convirtieron en barrios blancos y ricos...

Texto completo en la edición impresa del mes de DICIEMBRE 2018
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.