Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Trump ha provocado el inicio de la nueva crisis económica en Estados Unidos. Fuerte disminución de las ganancias de las empresas estadounidenses.
- La era del despilfarro. Por Aldo Torres
- La reforma pendiente en las Fuerzas Armadas. Por Enrique Villanueva

- Sumario completo



Página de inicio

Conmemorando el día del niño y niña. ¿Qué se celebra? Por Sonia Brito, Lorena Basualto y Andrea Berríos

Cada día con más fuerza se celebra el día del niño, como un ritual de consumismo que se ancla en las memorias y conciencias de personas -pequeñas personas- que entienden que el consumir regalos y sobre consumir malls, están vinculados a esta celebración.

Sin embargo, es necesario recordar que esta conmemoración está referida al reconocimiento de los Derechos de niñas y niños, quienes han sido invisibilizados y abusados de diversas formas al no ser considerados sujetos de derechos. La declaración de los derechos del niño se aprueba en noviembre del año 1959 por las naciones unidas, asimismo el año 1989 se firma la convención de los derechos del niño y de la niña, la cual ratifica la declaración anterior. Chile la suscribe el año 1990, comprometiéndose a generar condiciones de políticas públicas que asegure el bienestar superior de los niños, niñas y adolescentes (NNA), haciendo hincapié en cuatro principios: la no discriminación, el interés superior del niño, supervivencia y desarrollo y, desarrollo y protección.

En esta fecha, parece necesario recordar estos derechos: A la identidad y la familia: la vida, el desarrollo, la participación y la protección; tener un nombre y una nacionalidad; saber quiénes son sus padres y a no ser separados de ellos; que el Estado garantice a sus padres la posibilidad de cumplir con sus deberes y derechos; crecer sanos física, mental y espiritualmente; que se respete su vida privada. A expresarse libremente y el acceso a la información: tener su propia cultura, idioma y religión; pedir y difundir la información necesaria que promueva su bienestar y desarrollo como personas; que sus intereses sean lo primero a tener en cuenta en cada tema que les afecte, tanto en la escuela, como en los hospitales, ante los jueces, diputados, senadores u otras autoridades; expresarse libremente, a ser escuchados y a que su opinión sea tomada en cuenta. A la protección contra el abuso y la discriminación: No ser discriminados por el solo hecho de ser diferentes a los demás; tener a quien recurrir en caso de que los maltraten o les hagan daño; que no se les obligue a realizar trabajos peligrosos ni actividades que afecten o entorpezcan su salud, educación y desarrollo; que nadie haga con su cuerpo cosas que no quieren. A la educación: aprender todo aquello que desarrolle al máximo su personalidad y capacidades intelectuales, físicas y sociales; recibir educación; la enseñanza primaria debería ser gratuita y obligatoria para todos los niños; todos los niños deberían tener acceso a la enseñanza secundaria. A una vida segura y sana: tener una vida digna y plena, más aún si se tiene una discapacidad física o mental; descansar, jugar y practicar deportes; vivir en un medio ambiente sano y limpio y a disfrutar del contacto con la naturaleza; participar activamente en la vida cultural de su comunidad, a través de la música, la pintura, el teatro, el cine o cualquier medio de expresión; reunirse con amigos y amigas para pensar proyectos juntos o intercambiar ideas.

Los niños impedidos a la atención especial: los niños impedidos tienen derecho a los servicios de rehabilitación, y a la educación y capacitación que los ayuden a disfrutar de una vida plena y decorosa; el derecho de un trato especial en caso de privación de la libertad. (UNICEF, 2014)

El día 11 de agosto en Chile se “celebra” el día de los regalos, donde se fomenta la cultura del consumismo. Este día, debiese constituirse en una oportunidad de abrazar, conversar, besar, compartir en familia y sobre todo tomar conciencia de los derechos del niño y de la niña. De hecho, la ONU, recomienda destinar este día a actividades educativas con respecto a los derechos del NNA para promover el bienestar de los NN del mundo, valorando; su vida, su familia, su país, sus amigos, su cultura y también a favorecer estos derechos co-construidos tendientes a una vida buena.

También es una instancia para deliberar sobre la situación de los NNNA en Chile pues, si bien, se han creado políticas para la niñez que permiten disminuir las brechas sociales y económicas, nuestro país está lejos de llegar a la equidad, puesto que existen barreras materiales y simbólicas para concretar su protección efectiva en ámbitos como la educación, la salud, la integridad psicológica, física. Aún existen niños y niñas desprotegidas, abusadas, que deben trabajar a temprana edad, viviendo ambientes familiares, escolares y medioambientales tóxicos. Los NNA han sido víctimas y participes de guerras y guerrillas, vestido uniformes y armas, experimentado hambre y frio y vivido situaciones extremas. De acuerdo a la UNICEF (2016) por ejemplo, dos de cada cinco niños tiene problemas de salud mental, unos de cada cinco viven en situación de pobreza y uno de cada cuatro ha sufrido violencia física por parte de su madre y/o padre.

Cada día aumentan los NNA, víctimas de bullying, abuso, maltrato, muerte y depresión. Además, permanecen al menos 9 horas diarias de sus vidas en instituciones (colegios, jardines infantiles, entre otros), no hacen uso de espacios libres, patios, calles o parques. Los NNA, ya no juegan, no corren, solo generan espacios virtuales para interactuar, desprovistos de relaciones interpersonales que construyan personas saludables, amables y felices. Los adultos estamos aterrados de sufran, que sean víctimas de la delincuencia, que se lastimen, que se relacionen con desconocidos, que se caigan, que se enfermen, entre otros. Sin embargo, existen otros NNA quienes no están protegidos y resguardados por adultos significativos, potenciales víctimas de una sociedad distraída y desconcentrada de lo importante.

Por tanto, debemos generar conciencia, puesto que los niños aun transitan por situaciones de vulneración de derechos que impactan todos los ámbitos de su vida. Ciertamente Chile, tiene una deuda social histórica con ellas y ellos, expresadas tan bellamente por Gabriela Mistral (2003) cuando escribe: “Piececitos de niño, azulosos de frío, ¡cómo os ven y no os cubren, Dios mío! ¡Piececitos heridos por los guijarros todos, ultrajados de nieves y lodos! El hombre ciego ignora que por donde pasáis, una flor de luz viva dejáis; que allí donde ponéis la plantita sangrante, el nardo nace más fragante. Sed, puesto que marcháis por los caminos rectos, heroicos como sois perfectos. Piececitos de niño, dos joyitas sufrientes, ¡cómo pasan sin veros las gentes!”

Los niños y niñas no son la esperanza del mañana o los buenos hombres y mujeres del futuro, los NNA son hoy, las acciones y enseñanzas de hoy, la felicidad de hoy y sus derechos deben ser resguardados ahora desde el seno primario de la familia, hasta la política pública del Estado, de lo contrario, seguirán siendo víctimas de una injusta invisibilización.

Referencias:
Mistral, G. (2003). Piececitos. Recuperado de: http://www.gabrielamistral.uchile.cl/poesia/ternura/casiescolares/Piececitos.html

UNICEF (2014). Convención sobre los derechos del niño.
Recuperado de https://unicef.cl/web/convencion-sobre-los-derechos-del-nino/

UNICEF (2016). 70 años por todos los niños. _ Recuperadodehttps://www.unicef.org/spanish/publications/files/UNICEF_SOWC_2016_Spanish.pdf

Dra. Sonia Brito Rodríguez
Mg. Lorena Basualto Porra
Lic. Andrea Berríos Brito

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.