Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- El fracaso del sistema neoliberal. Hacia un nuevo modelo de economía ciudadana Por Claudio Osorio Rubio
- Chiloé relegado al olvido, Nueva Mayoría se la juega por la industria del salmón. Por Pablo González
- Encuentro de la Plaza Brasil con Federica Matta que dejó allí su huella. Por Fernando Montes

- Sumario completo



Página de inicio

Cuando decir “somos París” no basta. Por Gustavo Gac-Artigas

En recuerdo de Patricia San Martín Delplace, quien fuera actriz de mi grupo, el Teatro de la Resistencia-Chile, en Francia, cuando pensábamos que, por fin, vivíamos libres del miedo, y de Elsa, su hija, quienes tenían cita con la muerte en le Bataclan.

París,

no basta con decir “somos París”.

Cuando se es ciudadano del mundo hay que ser París, hay que ser espectador en le Bataclan, hay que ser pasajero en un avión ruso, hay que ser refugiado prefiriendo desafiar la muerte en el mar antes que en el salvajismo de los otros.

Los otros, aquellos que son la expresión sin límites de la maldad humana, la maldad que emerge de lo más profundo de nuestro ser cobijada en el dogma, en el fanatismo, ese fanatismo siempre irracional.

Se cerraron los museos

Qué crimen

Se cerraron los amables cafés parisinos

Qué crimen

Se cerraron las fronteras

Qué crimen

Se abrió

paso al miedo

criminales

se empujaron un paso más los límites del horror

criminales

nos enseñaron el miedo al otro

profesores

nos mostraron que la maldad no tiene límites

profesores

nos recordaron que a veces nosotros creamos el caldo de cultivo

que nosotros deformamos la mente humana

cuando despreciamos al otro

que nosotros abrimos el camino a la amargura

cuando humillamos al otro

cuando no salimos en defensa del otro

cuando la diferencia la volvemos insoportable

cuando damos vuelta la cara para no ver

para no ver el miedo en la cara del hambriento

para no ver las lágrimas en la cara del ofendido

para no ver la vergüenza en la cara del despreciado

por su raza,

por su color,

por su religión,

por pensar diferente a nosotros

por hablar diferente a nosotros

por no tener las oportunidades que nosotros les negamos

por lo que nos horroriza el pensar

que nosotros,

nosotros somos parte de los otros

y que la maldad

es también parte de nosotros.

*Gustavo Gac-Artigas: escritor y director de teatro chileno, miembro colaborador de la Academia Norteamericana de la Lengua Española

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.