Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Impunidad, herencia de Aylwin. Por Enrique Villanueva
- Declaración pública del Consejo de la facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile sobre el proyecto de “carrera docente” y en solidaridad con el movimiento de profesores y profesoras
- TODOS SOMOS CHARLIE HEBDO

- Sumario completo



Página de inicio

Discurso político: "miente, miente que algo queda". Por Alex Ibarra

(JPEG) Estos días se ha levantado la polémica en torno a la supuesta violencia significativa que implica recordar el asesinato de Jaime Guzmán, figura emblemática de un partido de ultraderecha conformado por varios fundamentalistas traidores del pueblo.

La efectividad de estos políticos profesionales se sustenta en un persistente discurso engañoso que no concilia la palabra y los hechos. Hay en ellos un constante recurrir a la utilización de la falacia, propia de la retórica de la clase política degenerada por su abandono a quienes legitiman la vía democrática y por su fidelidad servilista al poder económico.

La UDI ha querido blanquear la figura nefasta de Jaime Guzmán uno de los principales gestores del modelo económico neoliberal que ha generado la poco ética brecha económica que padecemos en la posdictadura. Además este político es el alma de la ilegítima y antidemocrática Constitución del 80 que dejó instalada Pinochet. Por estas razones, se debe recordar que el crimen de Jaime Guzmán ocurre en un contexto de violencia política producto de la dictadura cívico-militar. En otras palabras, Guzmán no representa un buen símbolo democrático, ya que su visión política es de una "democracia" restringida que beneficia al capital.

La vocera de gobierno es heredera de esta seudo democracia y en su discurso aparece un compromiso manifiesto con ese engaño que distancia la palabra de los hechos. Condena la violencia de las imágenes en contra de Guzmán, pero no se opone a la violencia ejercida contra estudiantes o comuneros mapuche. De este modo muestra el clasismo de la derecha chilena instalada en el Gobierno. Miente también cuando en su discurso plantea que todos los chilenos están de acuerdo con sus visiones, dejando ver otro mal político de la derecha el autoritarismo que intenta que hacernos creer que sus convicciones son las nuestras, tratando de invisibilizar el poder popular y social constituyente que busca transformaciones políticas más radicales.

Alex Ibarra Peña.
Colectivo de Pensamiento Crítico:
"palabra encapuchada".

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.