Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Aylwin y el golpe. Por Enrique Villanueva
- Diez mil personas marcharon por la defensa y recuperación del agua el 22 de abril
- Filosofía mapuche y pensamiento crítico latinoamericano. Entrevista de Alex Ibarra y Cristián Valdés a Ricardo Salas.

- Sumario completo



Página de inicio

EL GOBIERNO NO QUIERE ESCUCHAR Y A LA CIUDADANÍA LE URGE EXPRESARSE por Nelson Soto

El Lunes 13 de Junio los telespectadores chilenos fuimos testigos de declaraciones de los dirigentes de los partidos políticos de oposición respecto a la reunión que sostuvieran con el Presidente Sebastian Piñera, luego que este último hiciera un desesperado llamado a la “la unidad nacional ”, producto de la enorme baja en las encuestas del todo el espectro político nacional: gobierno, oposición, derecha, centro e izquierda, lo que sumado a las masivas y cada vez más frecuentes protestas y movilizaciones de descontentos e indignación de una gran mayoría de la ciudadanía, en contra del actual sistema político, económico y social imperante, el que los agobia, y del cual son co responsables los últimos 6 gobiernos de distinta signo que han regido los destinos de nuestra patria.

Los planteamientos esbozados por los dirigentes concertacionistas apuntan principalmente a ¨que ellos están escuchando a la ciudadanía que rechazan el centralismo¨; que ¨las decisiones dependen de muy pocas personas ¨, que ¨la solución no se buscan entre cuatro paredes” y tantas otras palabras, que al oírlas, pareciera que en el fuero interno de cada uno de ellos, estas mismas frases se les han quedado en el disco duro de estos, pero cuando eran gobierno tampoco las aplicaron en favor de la ciudadanía.

Por tanto, la solución a la problemática de los indignados chilenos: trabajadores portuarios; trabajadores mineros, estudiantes secundarios; estudiantes universitarios, consumidores estafados por las multitiendas, trabajadores y ciudadanía en general, no pasa por el liderazgo de quienes tuvieron la oportunidad de dar solución a los problemas de la gran mayoría del país, así tampoco pasa por quienes hoy son gobierno y quienes en algún momento pretendieron validarse políticamente en los barrios populares, poniéndole apellido a su partido haciéndolos pasar como popular, y hoy hagan una reingeniería de sus cuadros directivos, diciendo que con ello colaboraran más cerca con su gobierno.

Ninguno de ellos tienen la autoridad moral de autodesignarse defensores de la ciudadanía, más bien hoy Chile necesita URGENTE, un nuevo referente social y político que nazca de estas generaciones jóvenes, que se están atrevido a forzar los cambios tan necesarios que nuestra patria necesita y que están aún limpias del sectarismo y oportunismo ambicioso de trae aparejado el poder. Así de esta manera, nos estamos acercando a la experiencia de otros países latinoamericanos que protagonizaron con anterioridad el “que se vayan todos”.

Los entendidos en los procesos de cambio plantean: ¨para producir los cambios, invariablemente hay que generar el conflicto” y a ello debo agregar ¨Sin participación y sin compromiso no hay cambios¨.

Chile tiene una oportunidad histórica de generar los verdaderos cambios que necesitamos de forma urgente. Lo importante es que quienes lo administren sea para el bien común y no de los gobernantes de turno, para lo cual el primer paso debe ser certero y decisivo: Redireccionar el modelo económico neoliberal impuesto a sangre y fuego hace más de 30 años en Chile.

Nelson Soto Aguilera Director Sindicato Unificado de Trabajadores Codelco Chile – División Andina

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.