Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Angola, al rescate de Portugal
- Riesgos de las alianzas de clases
- La cultura del libro como un bien público

- Sumario completo mayo de 2012





Sobre el autor

Víctor Hugo de la Fuente
Director de la edición chilena de Le Monde Diplomatique.
plus...



Página de inicio >> Mayo de 2012

Tu problema es mi problema - Tu lucha es mi lucha
El ejemplo de Aysén

por  Víctor Hugo de la Fuente

La lucha de los ayseninos sorprendió a todo Chile, elevó las movilizaciones de los movimientos sociales a otro nivel y ha dejado muchísimas lecciones.

Quizás lo que más impactó fue la amplitud y firmeza de la movilización. Prácticamente toda la población estaba exigiendo sus derechos, participaba de una u otra manera apoyando el movimiento. En la mesa social estaban representados muchos y diversos sectores, desde los camioneros, taxistas y pescadores artesanales, hasta la Cámara de Comercio, dirigentes sindicales, campesinos, asociativos, etc. Fue un movimiento transversal y profundamente unitario. Construyeron las once demandas (1) avanzando en acuerdos, incluso algunos miembros de la Mesa Social, como los defensores de Patagonia Sin Represas, aceptaron no incluir el conflicto con HidroAysén como uno de los once puntos, en aras de la unidad, aunque desde luego ellos siguen luchando contra las represas y el movimiento pide que se consulte a los ayseninos sobre el problema.

La lucha fue popular, se desarrolló en todos los rincones de la Patagonia, en las ciudades, pueblos y localidades incluso muy pequeñas y en todas partes se movilizaron con fuerza y combatividad. Era claramente toda “la gente”, “la ciudadanía” o como se decía antes “el pueblo” el que se encontraba luchando con decisión y valentía. Se tomaron las calles y los puentes, resistieron la represión y lograron, en la práctica, controlar el territorio. Los ayseninos fueron durante semanas “dueños de la situación” hasta se tomaron pacíficamente, durante una hora, la Comisaria de Coyhaique (2).

Los patagones supieron unirse en torno a sus propias demandas, pero fueron más allá que luchar sólo por lo que cada uno reivindicaba, tomaron el conjunto de las demandas como propias, por eso la idea fuerza de ese combate fue “tu problema es mi problema” lo que se hizo carne en la población. Los letreros “¡Fuerza Patagonia”, “Tu problema es mi problema” afloraban en las ventanas de las casas y los locales comerciales, al igual que las banderas negras y chilenas. El habitante que no estaba día y noche en la barricada llevada su aporte en alimentos o bebidas, ya que todos sintieron la lucha como propia.

Las divergencias las trataron con métodos democráticos, sin confundir las naturales contradicciones en el seno del movimiento, con las contradicciones con los opresores. Practicaron la unidad en la diversidad, llevaron adelante fuertes debates al interior del movimiento pero actuaron conjuntamente para aplicar los acuerdos decididos.

Con naturalidad surgieron nuevos liderazgos, que se expresaron con fuerza y humildad, que supieron interpretar al conjunto de la población y respondían ante ella. Los militantes de diversos partidos políticos, en su mayoría, no pusieron sus banderas por sobre el movimiento, sino que actuaron poniendo adelante su rol de dirigentes sociales.

La fuerza con la que los habitantes de la Patagonia defendieron su causa, estuvo a la altura de la flexibilidad que tuvieron en los métodos de las negociaciones, lo que al final los llevó a lograr sus reivindicaciones. Los chilenos de todas la regiones siguieron el movimiento con gran simpatía y solidaridad. Quedó claro que la movilización fuerte y unitaria lleva al triunfo, el movimiento de los ayseninos, caracterizado por su dignidad, ha inspirado y seguirá inspirando nuevas movilizaciones populares a través del país.

Las vivencias, experiencias y lecciones son contadas, en esta edición de Le Monde Diplomatique, directamente por algunos de los actores de esa movilización: Iván Fuentes, Claudia Torres y Deisy Avendaño.

1. Ver Le Monde Diplomatique abril 2012 2. Ver por ejemplo: www.youtube.com/watch?v=HeIUIObYx7U www.3tv.cl/index.php?m=video&v=22829

*Director de la edición chilena de Le Monde Diplomatique

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.