Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Trabajadores sociales críticos se pronuncian por la Asamblea Constituyente
- Presidenta: No afloje, usted tiene la palabra, y usted tiene el poder. Por Nelson Soto
- IMPUNIDAD Y BENEFICIOS, UNA VEZ MÁS

- Sumario completo



Página de inicio

El fin del bipartidismo y el desafío de la gobernalidad de Chile para los nuevos referentes políticos. Por Pablo Fernando González

Los grupos empresariales dueños de los más importantes medios de comunicación y que tienen a su disposición las agencias de comunicación más influyentes del país que sirven a los intereses de los anteriores, se han propuesto reposicionar a dos probados líderes del Bipartidismo que le han servido a sus intereses y que han probado su lealtad con ellos: el ex Presidente Lagos y el ex Presidente Piñera.

(JPEG)

A la mayoría de los chilenos lo anterior no debería sorprendernos ya que el Bipartidismo, creación de Jaime Guzmán el ideólogo de la Dictadura, del que son parte los partidos de la Nueva Mayoría y de la Alianza por Chile han cogobernado nuestro país en las últimas décadas con los grandes grupos empresariales, bipartidismo que se ha transformado en el instrumento institucional para no tan solo amparar la colusión, el cohecho y la corrupción de los anteriores en perjuicio de todos los chilenos, sino que han terminado amparando que en nuestro país exista una explotación y abuso más allá de la estipulada por ellos mismos en las leyes que han modelado a su antojo a favor de los grupos empresariales a los que sirven.

El Bipartidismo en Chile como lo han denunciado los diputados Giorgio Jackson del partido Revolución Democrática y Gabriel Boric de Izquierda Autónoma ha transformado a diputados y senadores en una élite que no ha descansado en sus esfuerzos por tejer una propia red de privilegios y abusos en torno a ellos - sueldos exorbitantes, aumentos salariales que multiplican varias veces la media de la mayoría de los trabajadores, préstamos sin intereses, la mayoría de ellos vive en ghettos de barrios exclusivos sin contacto con los barrios de la ciudadanía que vota por ellos, tienen como record mundial el que ninguno de ellos hace uso para sí o sus familias de la Salud Pública, ni el transporte público ni menos la educación pública, sin embargo son ellos los que legislan los alcances de cada una de estas políticas que inciden en la calidad de vida de la mayoría de los chilenos. Una vez elegidos operan a espaldas de la ciudadanía que los eligió y en su trabajo legislativo cierran filas con sus partidos que se centra en el tráfico de influencias a favor de los grupos de interés, están rodeados de leyes con las que consiguen impunidad o condenas ridículas por operar en redes de cohecho y tráfico de influencias, todos ellos privilegios que corren en paralelo a los que consiguen a favor de las élites empresariales. Algo no distinto a lo que han practicado esas mismas élites políticas del Bipartidismos en el Sector Público, donde han impuesto como parte de la normalidad la práctica de rotar entre los directorios de los grupos empresariales y las funciones de alta dirección del Sector Público o viciversa, han abusado en el reparto de los puestos de privilegio del sector público a favor de sus hijos, parientes y maquinarias de militantes escogidos con las que controlan sus partidos. Sector Público que le ha servido a muchos de ellos para abusar de la práctica del tráfico de influencias y corrupción desde el ejercicio de sus funciones públicas.

La exitosa jornada de este fin de semana en contra de la colusión de los supermercados, es una excelente prueba que el descontento ciudadano tiene un cauce de movilización social potente, al que deben sumarse los logros obtenidos con la movilización de los Movimientos Sociales en educación, medioambientales, etc, y las importantes victorias conseguidas con el manejo exitoso de las Redes Sociales en contra de la corrupción que rodea a muchos personajes ilustres del bipartidismo, muy importante en este sumar son los exitosos logros de los jóvenes agrupados en los movimientos políticos alternativos que han derrotado y ganado la mayoría de las elecciones de las Federaciones de Estudiantes Universitarios y Secundarios al Bipartidismo en estos últimos años con el respaldo de miles de jóvenes de nuestro país, todos ellos son expresión del masivo descontento ciudadano que coloca como norte la posibilidad de dar forma orgánica a una poderosa fuerza política que irrumpa como una real alternativa de gobernalidad al Bipartidismo.

El desafío es que con esta nueva fuerza política Podamos derrotar al Bipartidismo al articular una alternativa política que detrás de un programa potente posibilite construir un país más justo y solidario, donde el estado de derecho sea una fortaleza para una real democracia y erradique el actual tejido de leyes que protege la ambición desquiciada de las élites, que hoy día está a resguardo con una Constitución y un Tribunal Constitucional modelado a su antojo con la complicidad del Bipartidismo.

Alternativa de gobierno donde el modelo económico esté nítidamente al servicio del Desarrollo del país y que el mismo sea una oportunidad para que los miles de científicos chilenos puedan volcar sus talentos para desarrollar ciencia e innovación que instale a nuestro país entre las economías centradas en la sociedad del conocimiento dando origen a nuevos emprendimientos que posibiliten dar un salto cualitativo en la generación de riqueza y de empleo de calidad, que de por superado el actual modelo tercermundista que ha amarrado el destino de nuestro país a la explotación del cobre, la explotación acelerada de las riquezas naturales país, y al de empresas intensivas en empleo de bajos salarios, que nada tiene en común con las competitivas economías de libre competencia del mundo desarrollado, y que solo ha favorecido el enriquecimiento acelerado de un puñado de rentistas y de especuladores financieros, que han probado en las últimas décadas su nulo interés y capacidad para colocarse al frente del crecimiento del país y de los desafíos que tenía Chile de dar un salto a una economía más compleja.

Necesitamos derrotar al bipartidismo y sus élites que mantuvieron cautiva por décadas y para su beneficio la institucionalidad país: Poder Ejecutivo y Congreso y que estas instituciones retornen a estar al servicio de los ciudadanos. Los chilenos Podemos construir una tercera fuerza política que gane la mayoría del Congreso a mediano plazo y por lo pronto dar pasos para ganar los gobiernos locales en las próximas elecciones municipales, y con ella volver a sentirnos coprotagonistas de esa mayoría que somos y que deseamos en la construcción de un país más acogedor, que disfrute de su capacidad de integrar y respetar su diversidad cultural, de género y de creencias, que dé un gran espacio al cultivo de las artes y al respeto al medio ambiente, y recupere para Chile el sueño de que es posible poder volver a respirar en cada rincón de nuestro país el bienestar de su gente.

Pablo Fernando González, Pyme Innovación.

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.