Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Filosofía situada y cultura popular. Entrevista de Alex Ibarra a Sergio Romero
- Carabineros realiza violento retiro de lienzos sobre detenidos desaparecidos desplegados en Río Mapocho
- FUNA a fabricantes de harina de pescado que pretenden que Mascotas sean alimentadas con millones de salmones muertos por asfixia. Por Pablo González

- Sumario completo



Página de inicio

El fútbol al ritmo de la música. Por José Antonio Lizana Arce

¿Quién alguna vez no coreó el “Tómala, métele, remata: gol, gol de Chile”?, canción original del grupo “Los Ramblers” y célebre creación de su director Jorge Rojas. “El rock del Mundial” fue grabada en 1962, en el disco “The Ramblers”, unos meses antes de realizarse la máxima cita planetaria del balón.

Este tema se grabó en un disco de 45 revoluciones por minuto y fue uno de los más vendidos en la época de la Nueva Ola Chilena y de la historia musical de nuestro país, con más de 2 millones de copias vendidas.

Este mismo grupo lanzó en 1964 el tema “El rock del Cacique”, composición en homenaje a Colo-Colo campeón de la temporada 1963.

La euforia mundialista y la admiración de las teenagers por el delantero de la Universidad Católica Alberto Fouillioux, hizo que la cantante Luz Eliana le dedicara en 1964 el tema “El Twist de Tito”. Tito, Tito, mi amor: no sé qué encanto tiene tu nombre, que nos haces soñar. Tito, Tito, mi amor: será tu estampa, tu pelo rubio, tu forma de mirar, dice el coro.

En 1980, el goleador Carlos Humberto Caszely incursionó en el mundo de la música con el tema “El Hincha”, canción pegajosa que se quedó en el inconsciente colectivo: domingo por la mañana, temprano al estadio se va. Pieza de culto para los seguidores del movimiento kitsch, reversionado en rock por el ex delantero y el grupo “Los Miserables”.

En 1995, Joe Vasconcellos se consagró como uno de los mayores exponentes musicales con su disco “Toque”. “Sed de gol” aparece en dicho álbum como un tema representativo para los fanáticos del balompié.

Chile consiguió pasajes para el Mundial de 1998 después de dieciséis años de ausencia en citas de este tipo, motivo suficiente para la inspiración de dos chicos sureños, Jorge Ulloa y Patricio Urrutia, quienes dieron a luz “Chileno de corazón”.

La canción “Chileno de corazón” fue editada en un disco compilatorio bautizado como “El Hit”, un álbum que incluía “El ritmo de Za-Sa”, de La Sonora de Chile, y “La gran ilusión”, de la Sonora de Tommy Rey. También se editaron por esa época los discos “Bailando con La Roja” y “Mojando La Roja”, todos ellos compitiendo con el disco oficial de la ANFP “Con la fuerza de todos: Chile a Francia ‘98” y hasta ese momento himno de la “Roja”: “Vamos, Chile”. Una creación de Alberto Plaza y Claudio Hohmann. Dicha producción se completa con los temas de Plaza, “EOE”, “Gana Chile”, “Golazo de Chile”, todos ellos interpretados por Luis Palma y La Fórmula.

Malajunta presentó para la Copa América de 1999, el corte “Cara Pintada”, que acompañó a Chile hasta el cuarto puesto en ese campeonato.

En 2003, el grupo Los Miserables lanzó “Pasión de Multitudes”, un disco inspirado en los azares del balompié, la realidad social y la vida misma. Contiene temas como: “El partido”, “El D.T.”, “Cambio en el equipo”, “El hachero”, “La banca”, “El expulsado”, entre otros. Destaca en este disco el single “El Crack”, dedicado al Rey del Metro cuadrado, Carlos Humberto Caszely.

A esta historia futbolístico-musical se han sumado otras bandas nacionales y solistas que le han cantado a la generación dorada. “Dale, loco Bielsa”; “El Niño Maravilla” y “Quiero verte ganar”, de Tomo como Rey; “Dale Pitbull” de “La Pichanga”; “El Rey”, de Noche Brujas, y el antofagastino David Osorio con “Mi amada Selección”, “Magia y locura” y “Rey, guerrero y gladiador”, entre otros. El fútbol no para y menos al ritmo de la música.

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.